Make your own free website on Tripod.com

Día a Día Pronunciamos la Palabra

 

REVISTA RAYOS DE LA ROSACRUZ

Enero-Febrero de 2004

 

 

Santiago el Mayor escribe que la lengua es un miembro indomable y que si nosotros podemos controlar nuestra lengua, es decir, nuestras palabras, podremos controlar  toda nuestra vida porque nuestras palabras revelan mucho de lo que somos. La autodisciplina, la piedad, generosidad, la honestidad, sinceridad, inegoísmo , la amistad Cristiana saltan  a la vista - o se ocultan - cuando nos relacionamos con otras personas por medio del lenguaje. Si nuestro deseo y llamado es a transmitir el Evangelio, las Buenas Nuevas,  nosotros mismos tenemos que ser una buena nueva, para que de este modo nuestras palabras  resuenen con la verdad. Tendremos que rendir cuentas , las cuales incluyen no solo el  contenido del lenguaje sino el modo como se dice y especialmente el motivo y la intención detrás de lo que se dice.

 

La madres sabiamente aconsejan sus hijos a "refrenar la lengua" , o a " vigilar la lengua" del mismo modo que se vigila o protege contra intrusiones  del enemigo.  Pero, quien es el enemigo? a nivel puramente mundano, se dice, es descuido, mala voluntad, en una palabra, egoísmo; pero, metafísicamente hablando es el profanador, el corruptor,  el Adversario, quien no puede permanecer ante la verdad de Dios y la sustituye  por su falsedad, por su mera apariencia: lo aparente en lugar de la sustancia, lo que no tiene sentido  por lo que si lo tiene, el sofisma por la Sabiduría, la  verborrea en lugar de la lógica. Como le describe la escritura? Juan llama al demonio el "padre" de las mentiras . Se cree que fue la mentira lo que produjo la Caída. Pero, Qué es la mentira ? Negar a Dios. Negar que Dios como Cristo no estaba ni está en  el hombre; que en realidad nada importa. Hacer lo que cada uno quiera. Lo que se quiera hacer está bien. El mentiroso siembra irracionalidad,  conflicto,  malos entendidos. Decir la verdad ratifica la creación. Cuando las palabras reflejan justamente las obras de Dios, se convierten en palabras representativas. En cambio cuando se usan de manera irresponsable, confunden y destruyen. La guerra del mentiroso contra la Palabra es desarrollada de muchas maneras. A nivel académico, los destructores irónicamente usan las palabras para favorecer sus puntos de vista, y niegan  evidencias verdaderas y objetivas. Comercialmente, la virgen lengua madre es difamada y violada por compradores y vendedores cuyo  templo texto es una serie de letanías para el mercado.

 

Las palabras valen no solo porque sean la moneda de la interacción humana. Actualmente, constituyen el medio fundamental de evolución y auto-conocimiento. Sin el lenguaje,   La dignidad y  el desarrollo humano sería impensable en el plano  físico. El uso correcto del lenguaje nos puede ayudar a encontrar el camino hacia el mundo del Espíritu. Si los Cristianos, y potencialmente, todos los seres humanos tuvieran el pensar de Cristo, como lo afirma San Pablo, podemos pensar en la luz y dirigir la luz hacia el  mundo y verlo como es, y no como nuestros deseos personales desean que sea. 

 

Nuestra tarea y nuestro llamado es a manifestar continuamente a Dios pues es por medio de este actuar como se logra la santificación. No es la palabra sola la que lo hace a uno un santo, sino el uso correcto de los sonidos y su significado, pues el sonido refleja intención, le da forma física. La paloma de la divinidad busca  posarse en las ramas  del lenguaje interior y llenar de gracia nuestro entendimiento, bautizando el momento de la encarnación con su curación, la presencia que revela la verdad. Esta paloma oye el llamado de la personalidad reverente y otorga su ayuda. Esta paloma nos cubre con sus alas y cuando se le busca correctamente, bendice nuestra consciencia con la expresión de la luz, el anunciamiento de la verdad.

 

Pensemos en esto: el Verbo hecho carne , el Verbo que estaba en el principio que estaba en Dios y era Dios.  El lenguaje, el mundo de las palabras humanas, tiene este mismo linaje, aunque , no obstante se halla en estado de caída. Aunque las palabras que son la vestimenta del pensamiento, del deseo, y de los impulsos de la voluntad son emisarias de los mundos de el Espíritu Humano, de Vida y Divino, se nos puede olvidar su divina paternidad. Las palabras serenas, correctamente usadas, nos pueden conducir  de nuevo al Verbo, al igual que nuestro pensamiento ( en palabras) nos conduce al  Arquitecto del pensamiento.  El lenguaje que aspira al sentido y significado e impulsado por el deseo de que el espíritu se revele al Espíritu, los hijos de Dios a Dios.

 

Purguemos  nuestro diario conversar en silencio: Habla Señor que vuestros siervos oyen.  Renovemos nuestras palabras invocando el Verbo que nos da nuestra Identidad. Y cuando hablemos, recordemos al divino Prototipo - el creador, "hablando" su creación -  para que así podamos decir cuando revisemos nuestras palabras - actos al final del día:  Es bueno.

 

                                                                                                               -   Traducción de Jorge Rey.

 

 

 

HOME

THE MYSTIC LIGHT

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

 

 

 Click here to visit THE MYSTIC LIGHT , A Quarterly Rosicrucian Online Magazine

  Writers of published articles are alone responsible for statements made

 Editor & Web Master: Alexandre David