Make your own free website on Tripod.com

 

CLASE DOMINICAL ROSACRUZ

 

 

CAPÍTULO IX

 

CLASES PARA EL  MES SOLAR DE LEO

 

 

COMPRENDIDO ENTRE EL 23 DE JULIO

Y EL 22 DE AGOSTO, INCLUSIVE

 

         AMOR es la palabra clave básica del mes. El Sol es el cuerpo central de nuestro Sistema Solar y mediante su influencia sobre Leo, este signo confiere la habilidad para el MANDO. La GENEROSIDAD es una de las primeras manifestaciones del amor. La LUZ se desarolla por medio de este signo, la luz que emana del espíritu, mientras que la NOBLEZA de carácter es su último fruto.

 

Primer Domingo

 

CLASE SOBRE EL COSMOS

 

Palabra-clave: MANDO.

 

Este mes vamos a estudiar el signo Leo, cuyo símbolo se hace en esta formaÄ y también el grande y glorioso Sol que nos trae desde Leo el mensaje de Dios. El símbolo del sol es un círculo con un punto en el centro  à y la razón para que se represente así es que el sol es el centro del mundo de Dios, y nuestra Tierra y todos los planetas se están moviendo a su alrededor en forma circular. Ahora bien. ¿Cómo suponen ustedes que los planetas llegaron a colocarse así y qué es lo que impide que choquen unos contra otros?

 

De la siguiente manera: Ustedes se acuerdan ¿no es verdad?, de que hace muchísimos años, en los comienzos, Dios hizo un cuadro del maravilloso Universo que iba a construir y que todas las pequeñas chispitas de vida empezaron a trabajar en este cuadro con la ayuda de los hijos más grandes que tiene Dios, los Ángeles Estelares. Ustedes recordarán que unos Ángeles Estelares nos dieron la semilla de nuestro cuerpo. ¿Cuáles creen que fueron? Los Ángeles Estelares de Leo, ¡precisamente los que vamos a estudiar este mes! Todos nosotros estábamos profundamente dormidos en aquel tiempo y no sabíamos nada de lo que estaba ocurriendo. El mundo en que vivíamos, era solamente un mundo de pensamiento y era sumamente obscuro; pero Dios nos quería tanto, que hizo calentito este mundo de pensamiento.

 

Después de mucho, muchísimo tiempo, empezamos a despertar un poco; el amor de Dios había hecho, en ese entonces, que la obscura Tierra se pusiera encendida y brillante y los Ángeles Estelares nos estaban todavía ayudando a construir y a usar nuestros cuerpos.

 

Había una enorme cantidad de hijitos de Dios desarrollándose juntos en este ígneo mundo. Algunos trabajaban mucho más que los otros e iban a la cabeza. Algunos querían hacer una cosa y otros querían hacer otra. Por eso, después de otro tiempo muy largo, cuando habíamos avanzado otro poco más, tuvimos que ser divididos en clases, parecidas a las clases que hay en las escuelas. ¿Y cómo creen ustedes que Dios hizo esta separación? Mandó a todos sus hijos a diferentes partes del cielo, en diferentes pedazos de este mundo ígneo y les trazó un camino a cada uno de estos pedazos para que diera vueltas y vueltas alrededor de ese globo ígneo que es nuestro Sol. Puso cada clase a la misma distancia y le dió a cada una un Ángel Estelar para que la cuidara.

 

Esta es la manera como la Tierra y los demás planetas empezaron a viajar alrededor del Sol, cada uno por su propio camino. Urano por aquí (dibujar un gran círculo en el pizarrón con el símbolo de Urano), en seguida

Júpiter, después Marte, después nuestra Tierra, luego Venus, y por último, Mercurio, que es el que está más cerca del Sol.

 

El grande y maravilloso Neptuno, no formaba parte de este globo ígneo, sino que vino desde otro mundo a aprender de Dios, como constuir Él mismo un mundo. Quiere ayudarnos en todo lo que puede y al mismo tiempo quiere hacer que las Rosas florezcan en nuestra Cruz, por eso es que viaja por esta parte (trazar un círculo más allá de la órbita de Urano), y nos dice ¡Shit! ¡Atención! Dios los está llamando. ¿Y saben ustedes qué es lo que el Sol nos dice? "Sean fuertes". Porque Dios sabe que si somos débiles y descuidados y no tratamos de ser sanos y fuertes, no podremos subir jamás la escalera de la Vida y ver todas las cosas maravillosas que nos están esperando.

 

CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Palabra-clave: MANDO

 

CRISTO JESUS DISERTA SOBRE LA HUMILDAD

 

Ya hemos aprendido que el grande y glorioso Sol nos está diciendo durante el presente mes, que seamos sanos y fuertes. El Sol es el cuerpo celeste mayor de nuestro Sistema Solar. Ustedes no habrán olvidado que el Gran Maestro Cristo Jesús vino hacia nosotros desde el Sol. Es el más grande y el más poderoso de todos los Maestros que Dios nos ha enviado. La Biblia nos relata cómo Él pudo hacer que el ciego viera, el sordo oyera y hacer muchas otras cosas que la gente llama actualmente milagros.

 

Por cierto que todos deseamos ser como fué Cristo Jesús, y lo más grandioso es que Él mismo nos ha enseñado como conseguirlo. Escuchen atentamente para que puedan comprenderlo bien.

 

Una vez en la antigua ciudad de Cafarnaún, en la costa del mar de Galilea, los Discípulos se reunieron y empezaron a conversar acerca de cuál de ellos sería el más grande en la vida siguiente. Ya ven ustedes que no eran muy diferentes a las personas de la actualidad. Cada uno de ellos quería ser el más grande, así como puede que haya alguno entre ustedes que quiera ser el más grande de todos y gobernar a los demás. Parece que los Discípulos no pudieron decidir cuál sería el más grande y por eso fueron donde Cristo Jesús.

 

"Maestro", le dijeron: "¿Quién es el mayor en el Reino de los Cielos?".

 

Cristo Jesús los miró cariñosamente; pero no respondió por algunos instantes. En seguida hizo venir a un niñito chiquitito, lo puso en medio de todos y les dijo: "De cierto os digo, que si no os volviéreis y fuéreis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos".

 

La Biblia no nos dice lo que los Discípulos pensaron de la respuesta de Cristo Jesús, pero pueden imaginarse que quedaron perplejos. Muchos meses habían estado a los pies del Maestro aprendiendo su sabiduría y pensaban que habían llegado a ser grandes; pero Cristo les decía que tenían que llegar a ser como un niñito chiquitito antes de que pudieran entrar en el Reino de Dios. ¿Qué había querido decir con esto? Seguramente que personas tan sabias como ellos nada podrían aprender de un niñito.

 

Y eso era precisamente lo que el Maestro les quería decir. ¿No ven que a pesar de tener tantos conocimientos les están faltando muchas cosas que tienen los niños? Un niñito no piensa que lo sabe todo, no está hinchado de conocimientos; pero es verdadero, obediente y humilde. Esto es lo que les faltaba a los Discípulos y el Maestro escogió este método bondadoso para decírselo.

 

Ustedes saben que muchas niñas y niños en esta edad crecen muy ligero, van al colegio y aprenden una infinidad de cosas, y después, ¡caracoles!, se sienten henchidos de orgullo por lo que saben o pueden hacer, se jactan de que saben deletrear, escribir o leer, se jactan de su habilidad para jugar a la pelota o de su destreza para hacer gimnasia. Y de esta manera empiezan a dominar a los otros niños y niñas.

 

Realmente este es un error. El espíritu del Sol quiere que nosotros seamos fuertes y luminosos por que Él es así; pero también quiere que seamos amantes y bondadosos. El Sol es el mensajero celeste del amor y el cariñoso Cristo Jesús vino desde el Sol a enseñarnos a ser amables y cariñosos para con los demás y a enseñarnos a que aprendamos a mandarnos a nosotros mismos en lugar de mandar  a los demás. Los que aprendamos a mandarnos a nosotros mismos en lugar de mandar a los demás. Los que sean capaces de hacer estas cosas serán los más grandes en el reino de los Cielos.

 

Por eso cuando ustedes crezcan y sean hombres o mujeres grandes, deben recordar que el verdadero gran jefe o maestro es aquél que no sólo tiene un cuerpo vigoroso y una mente luminosa, sino que ama también al prójimo, aun a sus enemigos y es capaz de gobernarse a sí mismo. (Lección tomada de San Mateo, 18: 1-4).

 

PREGUNTAS:

 

         1.- ¿Qué es el Sol?

         2.- ¿Sobre qué hablaban los Discípulos?

         3.- ¿Qué les dijo Cristo Jesús?

         4.- ¿Qué les quería decir?

         5.- ¿Qué es probable que les ocurra a los niños o niñas cuando

               lleguen a grandes?

         6.- ¿A quiénes debemos aprender a gobernar?

 

MÁXIMA DE ORO: "Si alguno quiere ser el primero, deberá ser el último y el sirviente de todos".- San Marcos, 9:35.

 

CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

EL PERRITO "LULU"

 

Pedrito quería tener un perro. Desde hacía mucho tiempo que estaba ansioso por tener uno.

 

Mientras más pensaba Pedrito en lo hermoso que sería tener un perro, más deseaba tener uno. "Ay", decía: "Si pudiera tener un perro, sería el más feliz de los niños". ¿Qué clase de perro creen Ustedes que quería? ¿Un collie? ¿Un danés? Ambos perros son muy finos, seguramente; pero no era ni collie, ni danés ni fox terrier, ni San Bernardo, ni ninguna raza especial lo que Pedrito quería; sino que solamente un amistoso y amable compañero, lleno de vida y de alegría.

 

Finalmente el papá y la mamá de Pedrito se pusieron de acuerdo en que si se encontraba un perro adecuado, Pedrito lo podría adquirir. ¡Qué contento se puso Pedrito! Esperaba, por supuesto, encontrar inmediatamente el perrito que ansiaba. Pero cuando pasaron semanas y semanas y a pesar de todas sus averiguaciones no había podido encontrar su perro, se dió cuenta de que no era tan fácil. Había una infinidad de perros, pero ningún dueño quería separarse del suyo. Le gustaría, por ejemplo, el inteligente collie del tío Pepe; pero Pedrito sabía que nada sacaba con preguntar por él, porque lo necesitaba para rodear las vacas y llevarlas al establo. También conocía el poddle de la tía Elena; pero ella no quería desprenderse de él.

 

Seguramente en el mundo debía haber un perro que estuviera destinado para él, y por eso en vez de sentarse a llorar, no cesaba un momento de hacer averiguaciones, porque era un niñito muy juicioso. Cada vez que se encontraba con alguna persona, no dejaba nunca de preguntarle: "¿Me podría decir, por favor, señor, dónde podría encontrar un perro bonito?".

 

La persona generalmente conversaba con él algunos minutos y le preguntaba qué clase de perro quería y luego respondía: "No niñito; pero si tengo noticias de algún perro bonito que quieran regalar, se lo voy a comunicar a Ud." Todos lo comprendían perfectamente, porque recordaban que cuando habían sido niños habían tenido un perro al que querían mucho y si no habían sido dueños de uno, mucho les hubiera gustado tener un perrito aunque fuera todo maltrecho.

 

Por último, cuando Pedrito estaba ya casi descorazonado, llegó un hombre con un perro llamado "Lulú". ¡Qué nombre más extraño para un perro!       ¡Qué perrito más flaco y sin gracia parecía "Lulú"! No fué esto lo que pensó Pedrito ni siquiera por un minuto. De ninguna manera podría pensar así. Para él, el desgarbado y flaco perrito con su pelo café tosco y cerdoso, con sus estrafalarios ojos pardo rojizos que brillaban como dos bolas de fuego, era una preciosa criatura.

 

Cuando corrió a acariciar al perrito, éste sacó una lengua roja y chiquitita para lemerle los dedos, dándole una sensación muy particular de hormigueo que le dió la seguridad de que el perrito lo quería. Temblando de excitación y temeroso de llevarse un chasco, miró al hombre que se encontraba riendo y le preguntó si podía quedarse con el perrito.

 

"Pero como no, pues, niñito", respondió el hombre. "Si así lo deseas, puedes quedarte con el perro. Me dijeron que por aquí había un niño que quería un perro y por eso lo traje. ¿Eras tú?". Con los ojos brillantes de alegría Pedrito le aseguró que era él y después se puso de rodillas para abrazar a "Lulú".

 

"Caramba, Pedrito", le dijo su hermana  Gloria: "qué feo es; ¿por qué no esperas a ver si encuentras un perrito bonito y gordito como el de la tía Elena?". "No es la apariencia lo que importa, señorita", le dijo el extraño; "lo importante es que sea un buen perro. Este perro es muy bueno. No le tiene miedo a nada.  Cuando se desarrolle y crezca va a ser verdaderamente bonito. Pero tú niñito, tienes que jugar limpio con él y tratarlo bien, porque de otro modo no sacarás nada".

 

"Seré muy bueno con él" prometió Pedrito, anhelante, tratando de evitar un lengüetazo cariñoso a la cara. "Bájate, Lulú, bajate", le ordenó severamente.

 

"Esa es la manera de hablarle, niñito; pero no le vayan a pegar, porque con toda seguridad lo van a echar a perder. Te vas a dar cuenta que es muy aficionado a hacer diabluras. No se puede esperar que un niño o un perrito no cometan diabluras. Los perros como los hombres también tienen que educarse y aprender a diferenciar lo que es bueno de lo que es malo".

 

Después vino un momento de gran confusión. Lulú con un brinco inesperado, arrojó a pedrito por el suelo y lo hizo tropezar con Gloria, al caer. Lulú hizo una  arremetida contra unas manchas blancas y negras que pasaron po ahí como un relámpago y se subieron de un salto al ropero y lo dejaron ladrando abajo. Tilín, el precioso gato de Gloria, se agazapó encima del ropero, completamente erizado de furia y con los pelos de la cola alzados, mientras miraba a Lulú, echando fuego por los ojos y desafiándolo.

 

"Lulú es un perro loco", dijo Gloria, solllozando, mientras se levantaba del suelo y corría al refugio de su gato.

 

"Si no está loco, Gloria", le dijo tranquilizándola su madre, "sino que es un perrito ignorante que no ha aprendido a ser amistoso con los gatos. Pedrito, llévate a Lulú y amárralo hasta que Tilín salga de su espanto".

 

Mientras Pedrito estaba amarrando a Lulú, le habló con mucha pena y el perrito se sintió triste y confundido, puso su colita entre las piernas, en seguida levantó su pata como para darle la mano en una forma tan engatusadora que Pedrito tuvo que reírse. Ya lo ves Lulú, tu necesitas que se te enseñe qué es lo que es bueno y qué es lo que es malo, porque cuando uno no lo sabe, es muy fácil que cometa un error. ¿No es verdad?

 

Segundo Domingo

 

CLASE DE FILOSOFÍA

 

Palabra-clave: GENEROSIDAD

 

¿Qué es lo que el Mensajero Celestial del Sol nos está diciendo?

"Sean fuertes".

 

Muy bien, voy  a hablarles ahora del mensaje del Sol. Hay algo que fluye del Sol y mantiene a los planetas en su lugar, ayuda a todas las chispas de vida que viven en ellos a construir cuerpos y las ayuda  a desarrollarse y a aprender a hacer que las rosas florezcan en su Cruz. ¿Qué creen ustedes que es éso? Estoy seguro que pueden adivinarlo, porque ya han aprendido cuál es la cosa más poderosa que existe en el mundo. Exactamente, es el amor. El amor de Dios. No se habrían amaginado antes que el amor fuera tan fuerte. ¿No es verdad? Claro que lo es, el amor es lo más fuerte que existe en el mundo. Por eso es que cuando Dios nos dice por intermedio del sol que seamos fuertes, quiere expresarnos que debemos aprender a amar como Él ama, porque nadie puede ser realmente grande, fuerte, sabio o feliz, sin saber amar.

 

Existe una manera segura para determinar si ustedes aman o no y ella consiste en observar si quieren compartir con todos los demás todas las cosas que los hacen felices. Cuando queremos guardar las cosas para gozar de ellas solamente nosotros, le estamos dando una gran pena al querido Cristo, porque Él se está dando cuenta de que no hemos aprendido aún a amar y sabe que hasta que no aprendamos a amar, no podrán las Rosas florecer en nuestra Cruz y no lograremos ser felices.

 

Por eso háganse la suposición de que cada uno de ustedes se está vigilando a sí mismo y traten de ver cuanto es lo que han aprendido a amar, observando si les gustaría hacer  a los demás tan felices como ustedes son. Cuando ya se hayan dado buena cuenta, vengan a decírmelo a mí. ¿Qué les parece? A mí me agradaría mucho saberlo.

 

CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Palabra-clave: GENEROSIDAD

 

LA RESURRECCIÓN DE LÁZARO

 

La Biblia es para nosotros el libro más grandioso que existe. Es diferente de la mayoría de los libros y está escrito en una forma extraña, de modo que en cada una de sus páginas hay muchos secretos escondidos, que hasta ahora solamente unas pocas personas pueden entender. Es en cierto modo, como un cofre o baúl, que tiene muchos cajoncitos y cajas cerradas muy herméticamente y que solamente cierta clase de llave puede abrir. Debe usarse un tipo muy especial de llave para poderlo conseguir. Ustedes podrían imaginarse que en algunas de las cajas de este gran baúl, hay piedras preciosas, joyas y tejidos de oro mucho más valiosos que los del cofre del tesoro escondido del Capitán Kid, del cual alguno de ustedes habrá leído. La Biblia contiene cosas más maravillosas que dicho cofre del tesosro que se dice que está oculto en una isla. Cada cierto tiempo, somos capaces de abrir con una llave especial algunos de los lugares secretos de la Biblia y ver lo que contienen.

 

Vamos a tratar hoy de usar la llave que abrirá uno de los más grandes secretos de la Biblia. Hoy día sólo podremos entreabrir la cajita del tesoro; pero cuando tengamos más edad podremos abrirla un poco más. Este secreto tiene que ver con un misterio que se denomina "La Resurrección de Lázaro". La Biblia nos cuenta este misterio en forma de una historia que es la siguiente:

 

Había una vez un hombre, Lázaro de Bethania, que estaba enfermo y María y Marta, sus dos hermanas, tenían la seguridad de que el amoroso Cristo podría curarlo y por eso fueron donde el Maestro y le dijeron: "Señor, he aquí, el que amas, está enfermo".

 

Cuando Cristo Jesús oyó esto, les dijo: "Esta enfermedad no es para muerte, más por gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella"

 

Como Cristo amaba a María, a Marta y a su hermano Lázaro, dijo a sus Discípulos: "Vamos a Judea otra vez".

 

Pero sus Discípulos, temerosos, le dijeron: "Maestro, ahora procuraban los judíos apedrearte, y ¿otra vez vas allá?".

 

Cristo Jesús les respondió: "El que anda de día no tropieza, porque vé la luz de este mundo; más, el que anduviere de noche tropieza, porque no hay luz en él. Lázaro, nuestro amigo, duerme; más voy a despertarle del sueño".

 

Y Cristo partió a viajar; pero en aquellos días no había automóviles, ni trenes y cuando por fín llegó a la casa de Lázaro, se encontró con que el amigo a quien amaba, desde hacía ya cuatro días estaba en la tumba.

 

María vino hacia Crito y se echó a sus pies, diciendo: "Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto".

 

Entonces, Cristo sufrió una aflicción espiritual, se puso muy preocupado y le dijo a María: "¿Dónde le pusistéis?".

 

Ella que estaba llorando por ahí cerca le dijo: "Ven, Señor, y ve".

 

Había una cueva y una piedra puesta encima de su entrada. Cristo les dijo entonces: "Quitad la piedra". En seguida, elevando sus ojos, exclamó: "Padre, gracias te doy que me has oído".

 

Y después que hubo hablado así, exclamó en voz alta: "Lázaro, levántate y anda!".

 

Y aquel que estaba muerto se levantó de su tumba con los pies y las manos atadas por la mortaja.

 

Queridos niños, existe en esta historia acerca de la resurrección de Lázaro algo que algún día ustedes podrán comprender mejor. Lázaro era uno de los más grandes hombres que han existido; pero lo que él realizó, solamente lo saben aquellos que han pasado por ciertos grados en la Escuela de la Vida. Cuando ustedes van al colegio quedan en cierta clase o grado que tienen que cursar. Después que pasaron el Kindergarten fueron promovidos a primer año, después a segundo y así lo serán hasta el sexto, antes de que puedan ingresar a lo que se llama la Escuela Secundaria. Así también la vida es una Escuela y está dividida en grados que deben ser cursados tarde o temprano. Los grados que tiene la vida se llaman Iniciaciones; recuerden esta palabra, porque la van a escuchar muy a menudo.

 

La historia de la resurrcción de Lázaro es, en realidad, la historia de la Iniciación. Ella nos dice que Lázaro había pasado por los  nueve grados o Iniciaciones en la Gran Escuela de la Vida y había también cursado las Cuatro Grandes Iniciaciones, que pueden ser comparadas con los cuerpos de la Escuela Secundaria. Lázaro aprendió todas las lecciones que la vida tanía que enseñarle, por eso la Biblia nos dice que había caído profundamente dormido, o que estaba muerto para las cosas de la Tierra. Estaba listo para ponerse ante el más grande de los Maestros, Cristo Jesús y llegó a ser uno de los Grandes Seres de una maravillosa universidad que existe en los planos invisibles y que le llama la Gran Logia Blanca.

 

Algún día nosotros también habremos cursado todos los grados de la Escuela de la Vida y estaremos profundamente dormidos para las cosas de la Tierra, lo mismo que lo estuvo Lázaro. Entonces vendrá el Gran Maestro e Iniciador, Cristo Jesús y mediante el "Fuerte Zarpazo de la Garra de un León", nos elevará a una nueva vida. Ustedes saben que Cristo es un espíritu del Sol y que el Sol es el mensajero del signo de Leo. Leo es otro nombre para designar al León, el más fuerte, el más noble y el rey de los animales.

 

Es por el amor, por la bondad y por la generosidad de Cristo Jesús que nosotros seremos elevados algún día a una vida más noble y más hermosa.- Lección tomada de San Juan, 11:1-44.

 

PREGUNTAS:

 

         1.- ¿Con qué se puede comparar la Biblia?

         2.- Relate la historia de la Resurrección de Lázaro.

         3.- ¿Cuántos grados había cursado Lázaro en la Gran Escuela

               de la Vida?

         4.- ¿Qué sucederá cuando nosotros pasemos todos esos grados?

         5.- ¿Qué significa "El fuerte zarpazo de la Garra de un León"?

         6.- ¿Quién nos elevará algún día a una nueva vida?

 

MÁXIMA DE ORO: "Yo soy el camino, la verdad y la vida".

 

CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

LULÚ Y EL CHANCHITO ENANO

 

¿Saben ustedes lo que es un enano? Yo se lo voy a explicar. Un animal es enano, cuando no ha crecido todo lo que debiera haberse desarrollado. En casi todas las familias de chanchitos hay un enano.  Un pobre chanchito chiquitito que es más pequeño y más débil que sus hermanos. ¿Quién de ustedes ha visto los chanchitos cuando están chiquititos?. Son unos animalitos muy graciosos y chillones. En enano no es criado ni cuidado con mimos por su madre para que pueda desarrollarse y ponerse fuerte, sino que por el contrario, se lo empuja y se le rechaza como si nadie lo quisiera siquiera un poquito.

 

A la hora del almuerzo, cuando la madre cerda llama a sus hijos para alimentarlos, si ustedes oyeran el ruido que ellos hacen, probablemente se taparían los oídos para no oírlos, porque cada chanchito corre tan ligero como puede hacia su madre, chillando "wii-i-wii-iih", lo más fuerte posible, y cada uno hace todo lo que está a su alcance para quedar en el mejor lugar y poder comer más, en tanto que le gruñen y chillan a los otros. Realmente el ruído es bastante desagradable. Como al pobre chanchito enano lo empujaban, se  lo llevaban de allá para acá, lo botaban y lo hacían rodar, sólo por un milagro encontraba algo que comer. Ya lo ven ustedes, la madre cerda nunca se molestó en enseñar a sus hijos buenas maneras para conducirse en la mesa, nunca tampoco le fueron enseñadas a ella. Por eso los dejaba comer su almuerzo como se les antojara y si los chanchitos eran voraces y egoístas, no debemos sorprendernos, ya que nunca se les había enseñado a ser mejores.

 

¡Qué espantoso sería si a nosotros se nos dejara desarrollar de esta manera y nuestros padres y maestros no nos hubieran enseñado nunca a ser corteses y considerados. ¿No les parece? Porque nos empujaríamos y nos daríamos estrellones unos con otros, rudamente, querríamos siempre lo mejor para nosotros, querríamos siempre ser los primeros, no nos comportaríamos con decencia en la mesa y seríamos, en resumen, tan voraces y egoístas como los chanchitos. ¿No lo creen así? Pero ya sabemos que en esta forma no se puede ser feliz y por eso tratamos de recordar lo que el hermoso Ángel Estelar de Saturno nos está diciendo.

¿Quién se recuerda de lo que Saturno nos está diciendo? "Detente y piensa". Si nos detenemos y pensamos, ¡qué lindas y útiles cosas podremos realizar!

 

Como el chanchito enano vivía en la hacienda del padre de Pedrito, y era un pobre chanchito medio hambreado, tenía una figura realmente deplorable. Se puede decir que no era otra cosa que piel y huesos. Pero era sumamente fuerte en una cosa. En la voz. Podía chillar más ásperamente y más fuerte que todos sus hermanos, aunque con el mismo desagradable ruido que ellos.

 

Ustedes recordarán, tal vez, que en el cuento de la otra semana, el gatito Tilín, tuvo un tremendo susto cuando fué perseguido por Lulú. Tilín no era el único animal que estaba fastidiado con Lulú. Los caballos, las vacas, los cerdos y las gallinas a menudo se asustaban porque Lulú tenía la costumbre de correr, de repente, por entre ellos. Era un perrito muy vivo y juguetón y se creía con derecho para hacer poner en movimiento a todos los demás animales. Les salía precipitadamente a los caballos de trabajo, ladrándoles y mordiéndoles los talones. Le gustaba producir conmoción entre las vacas, cogiéndoles la cola y haciéndolas galopar por el pasto. Los cerdos gruñían cuando lo veían venir y chillaban cuando les pescaba las orejas. Las aves domésticas graznaban, cacareaban y aleteaban como aves salvajes, cuando lo divisaban.

 

Pedrito empezó a enseñarle muchas cosas a Lulú; no dejar, por ejemplo, que las gallinas entraran al jardín. Lulú aprendió pronto que no tenía que herirlas y se deleitaba haciéndolas pasar susto solamente, aún cuando pronto se olvidaban y volvían de nuevo al jardín porque allí había muchas cosas exquisitas para comer. Muy pronto los chanchitos encontaron una forma para deslizarse dentro del jardín y con qué alegría los expulsó Lulú, mientras la mamá cerda formulaba un gran tumulto al otro lado de la cerca.

 

Imagínense ustedes la sorpresa de pedrito, cuando un día encontró al cerdito enano comiéndose el almuerzo de Lulú, mientras que el perrito estaba por allí cerca mirándolo con mucha satisfacción. "Ven a ver lo que está haciendo Lulú", le gritó Gloria. Ella se extrañó tanto que fué corriendo a llamar a su mamá para que también lo viera. Todos sabían que a Lulú le gustaba mucho su comida y les parecía raro que permitiera al cerdito enano que se la estuviera comiendo. Si Tilín siquiera miraba uno de sus huesos, se ponía a gruñir y a mostrarle los dientes, poniendo cara de salvaje. Y allí estaba ahora, dándole su comida al cerdito enano y se mostraba muy feliz. Ya se vé lo que el amor es capaz de hacer aún en los perros. Lulú había aprendido a querer al cerdito enano y por eso era tan generoso con él. Todos los días el cerdito enano se deslizaba dentro del jardín a servirse parte de la comida de Lulú y pronto empezó a crecer. En algunos meses se puso tan grande, que dejó de ser flaco y huesoso y sus costillitas se empezaron a cubrir de grasa. Pedrito estaba tan contento con Lulú, que cada vez que había visitas las llevaba a vera Lulú y a su amigo el cerdito enano.

 

Tercer Domingo

 

CLASE DE FISIOLOGÍA ESOTÉRICA

 

Palabra-clave: LUZ

 

¿Qué es lo que el Sol nos está diciendo?

"Sean fuertes".

 

Hoy vamos a tratar de averiguar qué parte de nuestro cuerpo nos han ayudado a construir los Ángeles Estelares de Leo. Es una de las partes más maravillosas de todas. Pongan su mano aquí (posarse la mano en el corazón), y estén muy quietecitos por un momento. ¿Qué es lo que sienten? ¿Sienten algo que palpita, no es cierto? Como si una máquina estuviera trabajando allí. ¿Saben lo que és? El corazón, por supuesto.

¿Qué creen ustedes que está haciendo, cuando salta así? Está bombeando sangre a cada una de las pequeñas celulitas de nuestro cuerpo.

 

El corazón tiene cuatro departamentitos. Dos en los altos y dos en los bajos. Un gran río de sangre, muy limpio, sano y lleno de aire puro proveniente de los pulmones, viene a vaciarse en el departamentito izquierdo de los altos y cuando se llena, se cierra la puerta que está encima de él y se abren las puertas que lo comunican con el departamentito de abajo. Este es uno de los golpecitos. Tan pronto como toda la sangre baja al departamentito inferior, el corazón da un apretón y se abre rápidamente la puerta de un túnel muy grande que se llama arteria y por allí va la sangre tal como un río dentro de este túnel. Este es otro golpecito.

 

El túnel se divide poco más allá y una parte del río de sangre es bombeada hacia la cabeza, para llevar aire y alimento a las celulitas que hay allí y otra porción desciende hacia la parte de abajo del cuerpo. Los túneles se dividen una y otra vez, haciéndose cada vez más chiquititos, hasta que llegan a ser tan diminutos que ustedes no los podrían ver.

 

Cuando las pequeñas celulitas han sacado todo el aire puro y el alimento, arrojan los gases malos y los desperdicios dentro de estas pequeñas corrientes de sangre, las que los conducen de un túnel a otro y a otro hasta que llegan a uno muy grande que conduce de nuevo hacia el corazón. Allí la sangre impura, con todos sus desperdicios, es vaciada dentro del departamentito de los altos situado a mano derecha. De allí pasa al departamentito de abajo y en seguida a los pulmones, donde descarga todos los gases malos y los desperdicios y se equipa con aire fresco y puro. En seguida vuelve al lado izquierdo del corazón y hace nuevamente el mismo recorrido  una y otra vez.

 

Esa cosa maravillosa que se llama oxígeno se mezcla en nuestra sangre con los minúsculos pedacitos de hierro que Marte puso allí y esto hace que nuestro cuerpo tenga el calor que necesitamos para vivir. Yo les voy a contar un secreto. La luz que ustedes tienen, brilla en su sangre y hace que cada uno de los pequeños túneles sea brillante.

 

CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Palabra-clave: LUZ

 

LA TRANSFIGURACIÓN

 

Yo desearía saber cuantos de ustedes recuerdan lo que les dije en la otra clase que significaba Iniciación. Bueno, hay un sistema muy fácil para recordarlo, porque es lo mismo que pasar a otro curso en la escuela. Los que van a la escuela saben que hay que pasar varios grados antes de llegar a la escuela secundaria. Todos se ponen muy contentos cuando pasan de un grado a otro superior, porque ello significa que han aprendido bien sus lecciones. Sus padres también se alegran grandemente cuando esto ocurre.

 

Ahora bien, la vida es también como una gran escuela. Cuando se levantan por la mañana, vayan o no a la escuela, hay siempre varias lecciones que se pueden aprender. Cuando la mamá les pide que la ayuden, aprenden muchas cosas. Y cuando crezcan habrá centenares de centenares de cosas que tendrán que aprender. Todas estas son lecciones de la Escuela de la Vida y cuando aprendan bien la lección, serán promovidos a un grado superior, en el cual van a aprender lecciones más grandiosas aún. Estos grados en la Escuela de la Vida se llaman Iniciaciones y existen trece de ellas.

 

En la Escuela de la Vida, Cristo Jesús es el Gran Maestro y realmente es Él el que nos promueve cuando estamos preparados para pasar a un nuevo grado, o para tomar una Iniciación, como ya lo dijimos. Ustedes recordarán la lección del último Domingo, en la que se dice que Él inició a Lázaro, o como la Biblia lo establece: "lo levantó de la muerte". La Biblia nos relata otra historia de una Iniciación, que se llama la Transfiguración. Esta es una palabra muy larga; pero si se recuerdan que ella significa "cambio maravilloso", les será fácil retenerla. La Biblia cuenta dicha historia de la siguiente manera: "Y después de seis días, Jesús toma a Pedro y a Santiago y a Juan, su hermano y los lleva aparte a una montaña alta y se transfiguró delante de ellos y resplandeció su rostro como el Sol y sus vestidos fueron blancos como la luz".

 

Este fué uno de los acontecimientos más maravillosos en la vida de Cristo Jesús y pondremos todo nuestro empeño en comprender lo que significa. El cuerpo en que vivimos no tiene luz propia. Me gustaría saber cuantos de ustedes saben que hay unos insectos o animalitos que tienen luz propia. Muchos de ustedes han visto en las noches obscuras pequeñas chispas de luz que vuelan de aquí para allá, entre los árboles; estos son unos insectitos de luz que se llaman luciérnagas o candelillas. Sus cuerpecitos de vez en cuando emiten una luz brilante, pero en otras ocasiones son obscuros como la noche.

 

Algún día nosotros tendremos una luz, una preciosa luz dorada, que brilará desde nuestro interior y la gente la podrá ver. Eso es precisamente lo que la Biblia trata de enseñarnos en esta historia que nos cuenta cómo Cristo fué a la gran montaña, donde se transfiguró y donde tres de sus Discípulos vieron su rostro y sus vestidos brillantes de luz.

 

Yo no sé si ustedes pueden adivinar de donde procedía esta luz. Esta luz provenía del Manto Dorado Nupcial del Gran Maestro, del cual ya hemos hablado tantas veces. Cada uno de nosotros está tejiendo un hermoso Vestido de Bodas alrededor y en el interior de su porpio cuerpo, pero este no es muy brillante aún. Algún día, sin embargo, cuando esté terminado, se convertirá en la cosa más hermosa del mundo y brillará como el sol.

 

Cristo Jesús había terminado su Vestido Dorado de Bodas y San Pedro, Santiago y San Juan podían verlo, porque sus propios vestidos estaban empezando a brillar también. Y esta fué la razón porque Cristo los llevó a la elevada montaña. Así fué como ascendieron un grado en la Escuela de la Vida. Allí fueron Iniciados y se les mostró el poder y la gloria de Cristo Jesús, el glorioso Espíritu del Sol.

 

Algún día, queridos niños, vuestro Vestido Dorado de Bodas empezará a brillar también y seremos capaces de ver el grandioso ser que Cristo Jesús, en su amorosa bondad, ha hecho para nosotros. Lección tomada de San Mateo, 17: 1-2.

 

PREGUNTAS:

 

         1.- ¿Qué significa Iniciación?

         2.- ¿A qué se parece la vida?

         3.- ¿Quién es el Gran Maestro en esta Escuela?

         4.- ¿Qué le sucedió a Cristo en la montaña?

         5.- ¿Qué era la luz que brillaba en Su cuerpo?

         6.- ¿Cuándo tendrá nuestro cuerpo una luz dorada a su alrededor?

 

MÁXIMA DE ORO: "Dios es la Luz; si andamos en luz, como Él está en la luz, tendremos confraternidad unos con otros".

 

CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

Pedrito y su perro Lulú pasaban unos momentos deliciosos jugando. Lulú era un excelente compañero de juego, porque estaba siempre dispuesto a divertirse. Aprendía las cosas con mucha rapidez. Todo lo que Pedrito trataba de enseñarle le interesaba tanto, que lo aprendía sin dificultad. Levantaba las orejas y ladeaba un poco la cabeza, como si estuviera excuchando con mucha atención lo que se le decía. ¿No les parece que quería mucho a Pedrito?

 

Ya no le interesaba el juego de pescarse la cola, porque había muchas otras cosas que le gustaban más, por ejemplo, jugar al foot-ball con Pedrito. Era tan inteligente que no sólo corría a alcanzar la pelota, sino que la tomaba con el hocico y no se le caía sino raras veces. ¡Era un perrito muy habilidoso! ¿No es cierto? Pero aborrecía entregar la pelota, la sujetaba tan fuerte en la boca, que era realmente extraordinario que no la rompiera con los dientes. En seguida miraba a Pedrito con sus grandes ojos pardos, como diciéndole: "Por favor, Pedrito, no me la quites. Ahora es mía, porque yo la pesqué". Pero cuando Pedrito se la quitaba se quedaba muy contento, ladrando, como para decirle: "Muy bien Pedrito, que le vamos a hacer". Resultaba más bonita esta actitud que el molestarse o ponerse mal humorado. ¿No les parece?

 

Por cierto que Lulú se metió también en algunos líos. Un día le habían dado un lindo hueso y después de deambular un poco, encontró un excelente lugar para enterrarlo en el suelo. ¿Han visto alguna vez a un perro enterrando un hueso?. Cavan un hoyo con las patas y dejan caer el hueso en el hoyo, después usan la nariz, como si fuera una pala, para cubrir el hueso con tierra. Cuando el papá de Pedrito fué al jardín a ver como estaban los clarines, encontró que muchas de las plantillas habían sido arrancadas, quebradas o cubiertas de tierra. Pero no retó a Lulú, porque el pobre perrito no sabía que eso era malo.

 

A medida que pasaban los meses, Lulú se iba poniendo más grande, más fuerte y tan bonito que todo el mundo lo admiraba. Cada día, también era menos malo, hasta el gato Tilín se hizo muy amigo de él y olvidó todos los malos ratos pasados.

 

Pedrito y su padre hicieron unos arneses para que Lulú pudiera arrastrar un cochecito. Al perrito no le gustó mucho la idea, al principio, porque cuando se sentaba se sentía muy incómodo con los arneses y al correr le molestaba mucho sentir que un coche venía rodando detrás de él haciendo mucho ruído y alboroto; pero pronto se acostumbró y Pedrito y Gloria daban unos lindos paseos en el cochecito. Cando la mamá vió lo fuerte que era Lulú y la buena voluntad que tenía para arrastrar el cochecito, le preguntó al papá si creía que Lulú podría batir la crema para hacer mantequilla. El papá fijó un juego de poleas de modo que cuando Lulú caminaba encima de la correa de transmisión, el batido daba vueltas y más vueltas. Lulú se dejó amarrar gustosamente al batidor; pero cuando se dió cuenta de que no podía salir corriendo con él, no le gustó nadita, porque resultaba así un trabajo muy monótono, que no le divertía en absoluto. Pero como había aprendido a ser obediente, aunque fuera desagradable hacer su labor, batía la crema para hacer mantequilla, todas las semanas.

 

No era nada de extraño entonces, que Pedrito quisiera tanto a Lulú. ¿No es cierto? Todos nosotros querríamos mucho a un perrito como ese. Por eso recordemos que debemos ser amables, cariñosos, serviciales, nobles, leales y buenos para que los demás nos quieran.

 

Cuarto Domingo

 

Las clases de este Domingo deben ser preparadas por el profesor, con lo que se proporciona una oportunidad para ejercitar la originalidad y desarrollar la Epigénesis. El esquema que va a continuación debe seguirse en líneas generales.

 

Palabra-clave: NOBLEZA

 

ORDEN DE LAS CLASES

 

1º- CLASE DE FILOSOFÍA

 

Preparar una clase sobre el tema de la nobleza, demostrando que la verdadera nobleza proviene de un impluso amoroso del corazón. El Profesor debe enseñar esta lección en la forma que le parezca más adecuada junto con otras ideas que se relacionan en forma natural con el tema.

 

2º.- CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Escoger un hecho del Nuevo Testamento que ilustre la nobleza de espíritu y desarrollarlo de modo que quede en claro la belleza de esta cualidad.

 

2º.- CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

Preparar o elegir un cuento que ilustre la palabra clave del día.

 

Domingo de Servicio

 

El último Domingo, de cada mes solar se celebra el "Domingo de Servicio". En esta oportunidad se usa una rosa blanca en el centro del Emblema, además de las siete rosas rojas.

 

Para los detalles sobre el programa a desarrollarse en este Domingo, consultar la página 7 de este libro. (Capítulo Instrucciones Generales).

 

 

 

[INSTRUCCIÓNES] [INDICE] [CAP.10]

 

HOME 

CORREO ROSACRUZ

Web Master: hercullesrj@yahoo.com.br