Make your own free website on Tripod.com

 

CLASE DOMINICAL ROSACRUZ

 

 

 

CAPÍTULO VII

 

CLASES PARA EL MES SOLAR DE GÉMINIS

 

COMPRENDIDO ENTRE EL 21 DE MAYO Y

EL 21 DE JUNIO, INCLUSIVE

 

PERCEPCIÓN es la palabra clave básica del mes. La PERCEPCIÓN de la verdad es el resultado final de la acción de la mente, en contraste con la intuición, que es el conocimiento de la verdad directamente desde el Espíritu, que nos llega a través del corazón. El empleo de la RAZÓN es el primer paso hacia el desarrollo de la PERCEPCIÓN. Como un resultado del uso de la RAZÓN se desarrolla gradualmente la ADAPTABILIDAD al medio ambiente. En un tramo más avanzado del desarrollo, el alma evolucionante adquiere el sentido de la PROPORCIÓN que lo capacita para estimar los asuntos de la vida en la verdadera relación que existe entre ellos.

 

Primer Domingo

 

CLASES SOBRE EL COSMOS

 

Palabra-clave: RAZÓN.

 

Hoy tenemos que estudiar una nueva familia de Ángeles Estelares, cuyo nombre es el Signo de Géminis. El símbolo de Géminis se hace en esta forma.ÂEl Mensajero que Dios nos envía desde Géminis es el planeta Mercurio, que está siempre muy cerca del Sol y titila en la misma forma en que lo hacen los Ángeles Estelares del signo. El símbolo de Mercurio se hace así: á

 

Mercurio es un Ángel Estelar que está siempre muy ocupado y alerta, porque nos ayuda a captar los mensajes que nos envían los otros Ángeles Estelares. Mercurio está tratando de hacernos ver con los ojos y oír con los oídos y a pensar, después, sobre lo que vemos y oímos, para que conozcamos cada día mejor el Universo de Dios. Dios quiere que despertemos y veamos el maravilloso Universo en que estamos viviendo, por eso nos envía al hermoso planeta Mercurio, para que nos diga siempre: "¡Atención!, la verdad de Dios está en todas partes", y nos ayude a encontrar esta verdad.

 

¿Recuerda alguien en qué nos diferenciamos de los animales? Ellos pueden crecer, moverse, comer y dormir como nosotros; pero hay algo que no pueden hacer. ¿Recuerdan ustedes qué es? ¿Cuándo el gatito tiene hambre, qué es lo que dice? Dice ¡Miau! ¿Qué es lo que dice cuando tiene sed? ¡Miau! ¿Cuándo quiere entrar a la casa, qué es lo que dice? ¡Miau! Cuando ustedes tienen hambre dicen: "Yo tengo hambre"; cuando tienen sed dicen: "Yo tengo sed". ¿No es así?. Ya ven ustedes que los animales sólo pueden emitir sonidos para expresar lo que necesitan, nosotros, en cambio, tenemos palabras diferentes para cada cosa, por eso es que la gente sabe qué es lo que queremos cuando pedimos algo.

 

La razón de esto es que tenemos una mente con la cual podemos pensar.

 

Los animales no tienen mente. Si ustedes trajeran a su perro o a su gatito a la Escuela Dominical, ellos no podrían comprender la Cruz con sus Rosas.  

¿No es verdad?; sin embargo, ustedes la comprenden perfectamente. Esa hermosa Chispa de Vida, que es una parte de Dios, está viviendo en el interior de los cuerpos de ustedes, localizada precisamente entre los ojos, desde donde pueden mirar, ver las cosas y comprenderlas. Pero la Chispa de Vida no se ha aposentado aun en el cuerpo de los animales y es por eso que no tienen mente para pensar. Esta es la razón por la que un Gran Espíritu, llamado Espíritu Grupo, tiene a su cuidado cada una de las especies animales y las instruye acerca de lo que deben hacer. Por eso es que los perros actuán casi siempre de la misma manera y todos los gatos, los pájaros y mariposas también. Si ustedes los observan podrán cerciorarse de que es así.

 

Durante todo este mes, mientras Mercurio nos está ayudando a permanecer siempre alertas, quiero que ustedes aprendan a ver las cosas cuando las miren. Inspeccionen cómo están hechas y cómo trabajan y me digan todos los Domingos qué es lo que han visto. ¿No es verdad que lo harán?.

 

CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Palabra-clave: RAZÓN

LA PARÁBOLA DE CRISTO JESÚS

 

A todos los niños les gusta mucho que su mamá, su papá o el profesor les relate un cuento, ya sea un cuento de hadas o una historia, si se trata de un cuento bonito a todo el mundo le gusta, incluso a los adultos. ¿Saben ustedes que al Gran Maestro Jesús también le gustaban los cuentos?.

¡Claro que sí! Y era tan aficionado a ellos que les contó muchos a sus Discípulos y a las multitudes. Estas historias que Cristo contaba se llamaban parábolas. Lo importante es que cada una de ellas tenía un significado oculto o secreto. Cristo se las contaba a la gente, no con el objeto de divertirlas, sino con el fin de enseñarles a llevar una vida verdadera y hermosa. Esto era en realidad lo que Él perseguía contándoles parábolas.

 

Pero muchas personas, en aquellos tiempos, no eran muy inteligentes, escuchaban las historias, pero no percibían el significado oculto que encerraban. Cristo Jesús se refirió a esta gente diciendo que tenían oídos que no escuchaban y ojos que no veían. ¿Comprenden lo que quería decir? Indudablemente aludía a que esas personas no pensaban en lo que veían.

 

Tenían oídos para oír, pero no razonaban acerca de lo que oían. Por cierto que nosotros no vamos a imitar a esas personas, sino que estaremos siempre alertas y despiertos a todo lo que nos sucede y así veremos claramente cómo seguir las huellas de Cristo Jesús.

 

El próximo domingo les voy a contar una de las parábolas que Cristo Jesús le contó a las gentes y vamos a tratar de buscar lo que ella significa. Haciéndolo así vamos a aprender a pensar y a razonar mejor. Muchas de las historias que hemos escuchado tienen una lección para nosotros, si somos inteligentes podremos encontrar el significado de cualquier historia que se nos cuente, por eso vengamos el próximo Domingo con la mente despejada y activa.

 

PREGUNTAS:

 

         1.- ¿En qué consiste una parábola?

         2.- ¿Le gustaba a Cristo Jesús contar parábolas?

         3.- ¿Por qué le gustaba contarlas?

         4.- ¿Podían algunas personas de aquel entonces comprender lo que

               significaban sus parábolas?

         5.- ¿Qué dijo Cristo de las personas que no las entendían?

         6.- ¿Qué debemos hacer para comprender las parábolas de Cristo          Jesús?

 

MÁXIMA DE ORO: "Benditos sean tus ojos, porque ellos ven y tus oídos porque son capaces de oír".

 

CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

Palabra-clave: RAZÓN.

 

LOS MELLIZOS.

 

Bobbie y Billie eran dos hermanos mellizos que vivían en la hermosa California, donde el Sol brilla durante todos los días del año y los niños pueden jugar al aire libre todo el día.

 

Era la tarde del primer día de clases, el día anterior había sido el quinto cumpleaños de los dos mellizos. Todas las noches la mamá les permitía jugar media hora, con sus juguetes, antes de que se fueran a acostar.

 

Aquella tarde ellos estaban jugando a la escuela y contando los cubitos de madera que tienen dibujados animales y letras. ¿Los conocen ustedes?

 

Pronto desde la cocina, donde estaba conversando con Juana, la criada, la mamá oyó a los niñitos que gritaban muy excitados.

 

"Está bien", decía Billie.

"Está mal", decía Bobbie.

"Está bien",

"Está mal".

"¡Por el amor de Dios!" dijo la madre de los mellizos a Juana, "¿oyes a los niños?". Para averiguar porqué disputaban fué al comedor donde estaban jugando  y los vió a ambos muy contrariados y a Billie que tenía un cubito pintado en cada mano.

 

-"Mamá", dijo Bobbie, "Billie dice que esos dos cubitos son tres, pregúntele no más".

-"Oiga mamá, este cubito es uno; ¿no es cierto?", le dijo Billie alzando una de sus manos.

-"Pero claro" le contestó la madre.

-"Y este otro cubito es dos, ¿no es verdad?".

-"Si, Billie, está bien" dijo la mamá.

-"Entonces", dijo Billie, "uno y dos son tres. ¿No es así mamá?"

-"Pero si tú tienes solamente un cubito en cada mano Billie", dijo la mamá: "y uno más uno son dos; si tu tuvieras dos cubitos en una mano y uno en la otra, entonces tendrías tres".

-"Pero, mamá", argumentó Billie; ¿uno más dos no son entonces tres?.

-"Bueno Billie, vamos a ver", replicó la mamá. "Supón que tú le das un cubito a Bobbie, otro a tu mamá y tú te quedas con el tercero".

 

Entonces Billie le dió un cubito a Bobbie, otro a su madre y, por cierto que no le quedó ninguno para él, lo que le ocasionó una verdadera sorpresa.

 

De esta manera aprendió a pensar por sí mismo y a usar su mente. La mamá se puso muy contenta porque este incidente le demostró que sus mellizos habían empezado a usar los ojos, los oídos y la mente, como lo habían aprendido en el colegio.

 

"Bueno, niños", dijo la mamá, "ahora que estamos otra vez contentos, dejen sus juguetes en orden y escuchen el cuento que les voy a relatar esta tarde". Porque la mamá todos los días les contaba cuentos acerca de alguien que había realizado una gran obra en beneficio del mundo. En otras oportunidades les había hablado sobre Bell; el hombre que inventó el teléfono; acerca de Edison que hizo tantas maravillas con la electricidad. Aquella tarde les habló de Henry Rord, que construyó tantos automóviles e hizo a tanta gente feliz, porque al bajar el precio del automóvil, podían comprar uno para llegar al trabajo más ligero en los días de semana y los Domingos, después de las Clases de la Escuela Dominical, sacar a la familia al campo y mostrarle preciosos paisajes.

 

Esta historia despertó en los mellizos el deseo de crecer y convertirse en hombres, para poder también hacer una labor útil en el hermoso mundo de Dios. Por eso la madre les dijo que para conseguirlo, debiera gustarles mucho ir a la escuela, porque allí podrían aprender muchas cosas sumamente útiles. También les dijo que no debían pelear, porque eso no estaba bien. En vez de enojarse cuando no estuvieran de acuerdo en algo, debían pedirle a una persona de más edad que decidiera el asunto. De este modo llegarían a ser tan hermanables como sabios.

 

Segundo Domingo

 

CLASE DE FILOSOFÍA

 

Palabra-clave: ADAPTABILIDAD.

 

¿Qué es lo que nos dice el siempre alerta Mercurio?

"¡Atención!, la verdad de Dios está en todas partes".

¿Han buscado ustedes la verdad en esta semana? Vamos a ver, ¿qué es lo que han encontrado? (El profesor hará que los niños respondan y les dará una idea de cómo se practica la observación). Sepan ustedes que no será de ninguna utilidad para nosotros mirar las cosas, si no pensamos en ellas y tratamos de comprenderlas.

 

Todas las cosas portentosas que se conocen en el mundo de Dios y aprendemos en la escuela, todas las maravillas que el hombre construye, los grandes edificios que levanta, las enormes máquinas a vapor que fabrica y hace funcionar, todo lo que tenemos en nuestras casas para proporcionarnos confort, tales como luz eléctrica, cocinas y estufas, etc., han venido del hecho de que la gente mira las cosas del mundo de Dios y trata de usarlas.

 

Hace muchísimos años, cuando no sabíamos casi nada, se acostumbraba a construir casas plantando simplemente unos postes en el suelo y apoyando sobre ellos ramas de árboles para formar una especie de techo. En esta clase de casas estaríamos aún viviendo, si alguien no hubiera tratado de encontrar un método mejor para construirlas.

 

Ya ven ustedes el provecho de usar los ojos, los oídos y la mente. La manera como Dios hace las cosas es siempre la mejor y es siempre el método correcto de realizarlas, por esto es que Él quiere que nos percatemos de la forma cómo piensa y trabaja, para que podamos aprender a hacer las cosas de acuerdo con su modo de ejecutarlas.

 

Cada día alguien encuentra algo nuevo de la verdad de Dios (es decir, la verdad en lo que se refiere al modo en que Dios hace las cosas), lo que es sumamente útil para todo el mundo. Por eso es que tiene tanta importancia para nosotros que aprendamos a ver realmente con los ojos, a oír con los oídos y a pensar con la mente. Existen muchas verdades de Dios que aprender todavía que no han sido aún encontradas y de las que cada uno de nosotros puede encontrar algo si las buscamos.

 

Nunca seremos verdaderamente felices, sabios o virtuosos, si no aprendemos a hacer las cosas de la menera que las hace Dios y por eso debemos tratar de empezar desde luego. Practiquemos todos los días el uso de nuestra mente, para que cuando veamos que las cosas no son como nosotros querríamos, no nos sentemos a desear que sean diferentes, sino que las estudiemos y digamos: "Bueno, vamos a ver qué puedo hacer para mejorarlas". Y es necesario que ustedes sepan que cada vez que buscan el camino para hacer mejorar las cosas, lo encontrarán fácilmente si le piden a Dios que se lo muestre.

 

CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Palabra-clave: ADAPTABILIDAD

 

PARÁBOLA DE LAS DIEZ VÍRGENES

 

Un día que Cristo Jesús se sentó en el Monte de los Olivos, donde iba a menudo cuando quería meditar profundamente, sus Discípulos vinieron hacia Él y le hicieron varias preguntas. Querían saber cuando llegaría el Reino de los Cielos; Él les contó, entonces, esta parábola:

 

"El Reino de los Cielos", les dijo, mientras los Discípulos se juntaban a su alrededor, "es como las diez Vírgenes que tomaron sus lámparas y fueron a encontrar al novio, cinco de ellas eran atolondradas y cinco eran juiciosas. Las atolondradas no se preocuparon de ponerle aceite a sus lámparas; en cambio las juiciosas llenaron de aceite el estanque de las lámparas".

 

Ahora bien, como el novio se demorara en llegar, ellas empezaron a dormitar y se durmieron. A media noche se oyó un grito: ¡Mirad llega el novio! ¡Vengan a encontrarlo! Entonces todas las Vírgenes se levantaron y despabilaron sus lámparas; las atolondradas dijeron a las juiciosas: "Dénnos aceite, de otro modo nuestras lámparas se van a apagar"; las juiciosas contestaron entonces: "Quizás no haya lo suficiente para ustedes y nosotras, mejor vayan a comprar y traen para ustedes".

 

Mientras que ellas salieron a comprar, vino el novio y las que estaban listas fueron con él a las ceremonias de la boda y la puerta se cerró.

 

Queridos niños, esta historia tiene un significado grandioso para todos nosotros, y vamos a ver si lo podemos encontrar. Reino de los Cielos es la designación de aquella época en la cuál el amoroso Cristo-Jesús estará tan cerca de nosotros que podremos verlo. Él es el novio de nuestra historia, a quien todo el mundo (las diez Vírgenes) esperan encontrar en las fiestas de la boda. Pero hay muchas personas que no saben cómo buscarlo, estas son como las Vírgenes atolondradas que tenían lámparas, pero no aceite, para encenderlas. Las lámparas son nuestros ojos, pero si no los tenemos muy abiertos, no seremos capaces de ver al amoroso Cristo, cuando venga a nosotros y si no tenemos preparado nuestro Vestido Dorado de Bodas, no podremos encontrar al novio en la fiesta de bodas.

 

Muchas personas son actualmente como las diez Vírgenes juiciosas y otras son como las atolondradas. Algunas serán capaces de adaptarse a las nuevas condiciones, serán capaces de cambiar sus viejos pensamientos por ideas nuevas, pero otras pensarán hoy del mismo modo como pensaban ayer y por eso no podrán progresar. Cuando el Reino de los Cielos llegue,  las cosas serán muy diferentes de lo que son ahora y si no aprendemos bien nuestra lección, la puerta de la fiesta de bodas estará cerrada y no podremos entrar a encontrar al glorioso novio Cristo-Jesús. Seríamos como las cinco Vírgenes atolondradas que no tenían aceite en sus lámparas; pero indudablemente, todos estamos pensando en imitar a las Vírgenes juiciosas y estaremos listos para encontrar al novio cuando venga. Tengamos fe, oremos y trabajemos para que podamos estar listos.

 

PREGUNTAS:

 

         1.- ¿Qué es o que significa el Reino de los Cielos?

         2.- ¿Quién nos lo traerá?

         3.- ¿A Cristo se le designa con qué nombre en la parábola de las

              diez Vírgenes?

         4.- ¿Habrá alguien que no pueda encontrar al novio en la Fiesta de

               Bodas?

         5.- ¿Por qué se les llamaba las Vírgenes atolondradas?

         6.- ¿Qué debemos hacer para encontrar a Cristo en la Fiesta de

               Bodas?.

 

MÁXIMA DE ORO. "Por lo tanto estad listos: porque en la hora en que ustedes menos lo piensen, el Hijo del Hombre vendrá".

 

CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

palabra-clave: ADAPTABILIDAD

 

EL VIAJE A NUEVA YORK

 

Estoy seguro de que a ustedes les agradará mucho escuchar algo nuevo acerca de nuestros mellizos, Bobbie y Billie, por eso les voy a relatar lo que sucedió un invierno cuando sus padres tuvieron que hacer un largo viaje  y no pudieron llevar a los niños.

 

Cerraron la casa y mandaron a los mellizos, a cargo de Juana, donde su tía Elena que vivía en Nueva York. El viaje en tren fué realmente divertido, aunque duró más de cinco días y resultó un tanto pesado estar por tan largo tiempo sin poder salir. Cuando llegaron a Nueva York el suelo estaba cubierto de nieve, los árboles se veían blanquitos y por todas partes colgaban grandes carámbanos de hielo. Los mellizos estaban tan entusiasmados que se olvidaron de que hacía frío.

 

Fué una gran experiencia para ellos ir a una ciudad extraña sin sus padres porque nunca habían estado antes separados de ellos. Tampoco habían visto antes a su tío ni a su tía. Muy pronto se hicieron grandes amigos de su primito, un niño que tenía aproximadamente su misma edad. Su visita iba a durar tres meses.

 

Todo era extraño para ellos, cuando salían tenían que ponerse ropa de abrigo, sombreros que les cubrieran las orejas y zapatillas de agua; ¡qué de cosas agradables!, mientras que en California estaban acostumbrados a usar ropa liviana. Un día hacía tanto frío, que la tía Elena los hizo quedarse en casa. Hicieron tantas preguntas que tenían a todo el mundo ocupado en contestarles. Querían saber de dónde venía la nieve; quien hacía los lindos bastoncitos de hielo (los carámbanos) que colgaban por todas partes; qué hacía que la escarcha se pusiera tan bonita en las ventanas; porque no se podía ver a ravés de los vidrios, porque el agua estaba tan dura en el patio y  porque no nevaba en California.

 

Como ustedes ven, lo preguntaban todo. Echaban de menos a su mamacita; pero estaban contentos porque la tía Elena los quería tanto casi como su madre.

 

Solamente una vez durante la permanencia en Nueva York tuvo Billie una de sus pataletas, pero su primo Ricardito le hizo tanta burla que se sintió muy avergonzado y no las volvió a tener.

 

Cuando sus padres regresaron del largo viaje y vinieron a buscar a los niños para llevarlos a California, estuvieron muy contentos de ver que habían crecido y que estaban muy buenos. Invitaron a la tía Elena y a Ricardito a pasar el invierno próximo con ellos en California, para que los niños pudieran jugar juntos de nuevo.

 

Tercer Domingo

 

CLASE DE FISIOLOGÍA ESOTÉRICA.

 

Palabra-clave: PROPORCIÓN.

 

Qué es lo que el Mensajero de Dios nos está diciendo este mes?

"¡Atención, la verdad de Dios está en todas partes!".

 

Hoy nos vamos a preocupar de la casa de doce departamentos que es nuestro cuerpo y a averiguar qué parte de él es la que los Ángeles Estelares de Géminis nos están ayudando a construir y a usar. Pongan sus manos en los costados en esta forma (poner las manos en ambos costados del cuerpo en la parte en que se puede sentir el movimiento de los pulmones), respiren ahora profundamente. ¿Qué es lo que sienten ustedes cuando respiran así?. Sienten algo que en el interior se dilata y empuja hacia afuera las paredes del cuerpo. ¿No es verdad? Y después cuando echan el viento hacia fuera, las paredes vuelven otra vez hacia el sitio donde estaban antes. ¿No es así?

 

Bueno, hagamos lo que Mercurio dice y "miremos" hacia el interior de nuestro cuerpo para ver en qué consiste esta dilatación y hundimiento.

 

¿Se acuerdan del tubo al que nos referiamos en otra ocasión, que baja desde la garganta hasta los pulmones para llevar el aire? ; ¿y de la pequeña ventanita, que se llama epíglotis, que no permite que el aire se introduzca en el conducto que pertenece a los alimentos y que estos se pasen al tubo que corresponde al aire? Cuando ustedes respiran, el aire baja por el tubo especial para el aire y llega a otros dos nuevos tubos, situados uno a cada lado, que llegan a su vez hasta dos cosas grandes y extraordinarias que se llaman pulmones. Éstas están llenas de pequeñas celdillas o cavidades, así como las que tienen las esponjas.

 

¿Qué creen ustedes que sucede allí? Se lo voy a relatar. El aire fresco contiene algo que se llama oxígeno, lo que robustece y da vida a todas las células del cuerpo para ayudarlas a realizar su labor, ¿saben usteds cómo se hace esta distribución? En nuestro cuerpo existen innumerables corrientes de sangre, algunas muy grandes y otras tan pequeñitas que difícilmente podrían verlas. Estas pequeñas corrientes llegan a todas las partes del cuerpo y a medida que van corriendo, recogen el aire que ha sido ya usado por las células y que está lleno de gases nocivos. Las corrientes llevan este aire directamente hacia los pulmones y lo vacían allí, cogen en seguida oxígeno del que contiene el aire fresco y lo llevan hacia los pequeños trabajadores del cuerpo (las células) que lo están necesitando. Por eso es que cuando respiramos sentimos en los pulmones ese oxígeno portentoso que las pequeñas células tanto necesitan y los pulmones se dilatan, como cuando una esponja se mete al agua. En seguida, cuando las pequeñas celulitas de la sangre han empujado los gases nocivos hacia los pulmones, éstos los comprimen fuertemente y lo expulsan hacia afuera a través de la nariz y la boca. ¿No les parece maravilloso? Ya ven ustedes lo necesario que es que dispongamos de aire fresco para conservar a los pequeños tarabajadores de nuestro cuerpo felices y fuertes. Dénse cuenta, también, porque debe tomarse bastante aire al respirar.

 

Quiero decirles algo más. Los Ángeles Estelares de Géminis ayudan a los pequeños trabajadores de nuestros pulmones a tomar el oxígeno y a dárselo en la proporción necesaria a cada una de nuestras células.

 

Están tratando de enseñarnos a respirar el Amor y la Vida de Dios hacia nuestro interior, para que lo expresemos después exteriormente, no dando mucho en un lugar ni muy poco en otro, sino lo suficiente a todos los que nos rodean. También vamos a saber algún día cómo se hace esto. ¿No es así? Porque estamos tratando de aprenderlo con mucho entusiasmo.

 

CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Palabra-clave: PROPORCIÓN

 

LA PARÁBOLA DEL SEMBRADOR

 

Una de las más grandes parábolas o historias que relató Cristo-Jesús, se llama la "Parábola del sembrador". Se la voy a contar, quiero ver si ustedes son lo suficientemente inteligentes para comprender lo que Él quiso decir.

 

Un día Cristo-Jesús estaba predicando cerca del mar y la multitud llegó a ser tan numerosa que tuvo que subirse encima de un bote para poderle hablar y decir: "He aquí que un sembrador salío a trabajar y mientras sembraba, algunas semillas cayeron cerca del camino, los pájaros vinieron y se las comieron. Otras cayeron sobre las rocas, donde no tuvieron tierra suficiente y crecieron muy raquíticas, pero cuando salió el sol se quemaron y como no tenían raíces se secaron. Otras cayeron entre los espinos, estos crecieron y las ahogaron. En cambio, otras cayeron sobre la buena tierra y tuvieron frutos, algunas un ciento, otras sesenta y otras trienta. Dejad que el que tenga oídos escuche"

 

Esta parábola tiene un significado especial, trataremos de encontrarlo. El sembrador es el amororoso Cristo-Jesús y las semillas son las grandiosas y sabias palabras que está cosntantemente sembrando entre nosotros.

 

Los niñitos que han trabajado en el jardín de sus casa, saben que no todas las semillas que se siembran germinan. No de todas se desprende un lindo tallo verde que se convierte en una preciosa flor. Algo les sucede a las demás. Lo mismo pasa con algunas de las semilalas que siembra Cristo-Jesús, ellas no arraigan en nosotros. Algo debe suceder.

 

Muchas de sus palabras caen en oídos sordos y no se las escucha, ni se les presta atención. Estas por cierto son las semillas que han sido arrojadas cerca del camino y las pájaros se las comen.

 

Tembién hay semillas que han sido sembradas en las rocas. No tienen la tierra suficiente para desarrollarse, se marchitan y se secan. Esto quiere decir que algunas veces oímos la dulce voz de Cristo-Jesús; pero sólo por un espacio breve. Venimos a la escuela Dominical por la mañana y somos muy buenos; pero en la tarde somos bastante malos.

 

Esto sucede cuando las semillas que Cristo-Jesús ha sembrado, caen en lugares llenos de piedras en nuestros corazones y nosotros nos ponemos insensibles y poco bondadosos. Tal vez seremos crueles con nuestros hermanitos, con el perro o con el gatito. Entonces las semillas de bondad que Cristo ha sembrado en nosotros se marchitan y secan.

 

Hay también semillas que caen entre los espinos y cuando se desarrollan éstos las ahogan. ¡Cuán cierto resulta ésto muchas veces! Las semillas que el amoroso Cristo ha sembrado en nosotros, pueden estar comenzando a crecer, cuando alguien viene y nos tienta de que hagamos algo malo. Entonces la pequeña plantita de Cristo, que estaba creciendo en nuestros corazones, es ahogada. Debemos tener mucho cuidado para que esto no suceda.

 

Ahora piensen ustedes. ¿Qué se imaginan que les sucede a las semillas que caen en buen terreno? ¡Por cierto que lo saben! Crecen en forma de hermosas plantas y producen innumerables frutos. La buena tierra es la vida virtuosa que llevamos y los frutos son el amor, la bondad, la falta de egoísmo, que se desarrollan en nosotros cuando somos buenos.

 

Ya lo ven queridos niños, esta maravillosa parábola nos enseña a no dejar que las semillas que siembra el amoroso Cristo-Jesús,caigan cerca del camino, ni sobre las rocas, ni tampoco entre los espinos, sino que solamente en la buena tierra, labrada mediante la ejecución de actos bondadosos. Nos enseña, además, a pensar en la clase de tierra que estamos preparando para las semillas de Cristo.

 

PREGUNTAS:

 

         1.- ¿Quién es el sembrador en esta parábla?

         2.- ¿Qué significan las semillas que siembra?

         3.- ¿Arraigan siempre ellas en nosotros?

         4.- ¿Qué significa que muchas de las semillas caen al borde del

               camino, como dice la parábola?

         5.- ¿Qué sucede cuando caen sobre las rocas?

         6.- Díganme, ¿qué es lo que pasa cuando caen entre los espinos?

         7.- ¿Dónde deben ser sembradas las semilals que nos da el amoroso

               Cristo?

 

MÁXIMA DE ORO: "Benditos los que oyen la palabra de Dios y la guardan".

 

CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

Palabra-clave: PROPORCIÓN.

 

EL PERRITO "DUQUE"

 

Los dos mellizos, Bobbie y Billie, cuando regresaron a su hermosa casa de la Avenida Plymouth de Los Ángeles, recibieron como regalo un perrito, al que bautizaron con el nombre de "Duque". Lo querían mucho y el perrito nunca estaba más feliz que cuando jugaba con ellos.

 

Habían oído que el que tiene un perro debe amarrarlo y no dejarlo que salga a la calle, porque puede morder a los niños pequeños. Los mellizos tenían tanto miedo de perder su perrito o que viniera un hombre gande y se lo llevara, que hicieron un plan para protegerlo, sin comunicarle ni a su madre ni a nadie lo que iban a hacer. Las consecuencias fueron que casi mataron ellos mismos al perrito, lo que demuestra que lo mejor es preguntarle a la madre antes de hacer cualquier cosa de importancia.

 

En el fondo de la casa había un cuarto obscuro muy pequeño, donde la mamá guardaba la ropa y los zapatos viejos, que el Ejército de Salvación acostumbraba venir a retirar de vez en  cuando. Una tade cuando Juana salió, los mellizos sacaron una botella de leche del refrigerador y la pusieron en el cuarto, en seguida sacaron uno de los cojines más bonitos del salón y lo pusieron también allí. Después trajeron a Duque y le mostraron la leche; cuando el perrito se precipitó sobre ella para bebérsela, cerraron la puerta. Indudablemente que el perrito estaba tan preocupado bebiendo la leche a lenguetazos, que no se dió cuenta que le habían cerrado la puerta. Los mellizos se fueron entonces a acostar muy satisfechos, con la seguridad de que nadie podría venir a despojarlos de su perro.

 

Por cierto que Juana echó de menos la leche y a la mañana siguiente, los mellizos oyeron cómo le daba cuenta a la mamá de su desaparición; los dos se sentían culpables, pero no dijeron nada.

 

Después del desyuno, se deslizaron hacia el cuarto para ver como se encontraba el perrito y, ¿Cómo piensan Uds. que lo encontraron? Estaba bien apegado a la puerta tratando de respirar y ya no tenía fuerzas ni siquiera para moverse.

 

Los mellizos le dieron un grito a su madre, quien llegó corriendo con Juana a ver lo que pasaba. Al ver la leche, la mamá adivinó lo que había sucedido; tomó al pobre perrito en sus brazos y lo sacó al aire libre. Juana fué a buscar agua y abriéndole las mandíbulas le dejó caer de tiempo en tiempo, un poco de agua en el hocico. Por fin el perrito empezó a revivir, abrió los ojos y principió a quejarse. La mamá lo puso dentro de una caja de madera, en la que previamente había colocado un saco limpio y dejó al perrrito calentándose al sol.

 

Los mellizos le contaron a su mamá que ellos habían encerrado a Duque en el cuarto, ella les explicó entonces que esa puerta quedaba tan bien cerrada que no permitía el paso del aire al interior, Duque trataba de respirar acercándose lo más que podía a la hendidura que había debajo de la puerta; pero la puerta dejaba una abertura tan insignificante que no podía obtener el aire necesario y es por eso que lo encontraron casi muerto y seguramente lo habrían encontrado sin vida, si los mellizos no hubieran abierto tan oportunamente la puerta, porque los animales, lo mismo que los hombres, no pueden vivir sin el aire.

 

Después, la madre llevó a los niños al Departamento de Juguetes de una gran tienda y les compró un globito de goma a cada uno. Bobbie y Billie trataron de ver cual de los dos era capaz de inflar el globo con mayor fuerza y ponerlo más grande. Cuando dejaron de inflarlo, el aire se salió y el globo quedó completamente plano, entonces la mamá les dijo que así se sentía el perrito cuando todo el aire salió de sus pulmones y no pudo obtener más aire para volverlos a llenar.

 

Ya lo ven ustedes, aquí hay una nueva lección que los mellizos aprendieron.

 

Una lección que estuvo a punto de ser bastante dolorosa para ellos.

 

Cuarto Domingo

 

Las clases de este Domingo deben ser preparadas por el Profesor, lo que le proporciona una oportunidad para ejercitar la originalidad y desarrollar la epigénesis. Debe ceñirse a este bosquejo, en términos generales:

 

Palabra-clave: EXPRESIÓN.

 

B O S Q U E J O

 

1º- CLASE DE FILOSOFÍA

 

Preparar una clase cuyo tema sea la EXPRESIÓN, que demuestre la necesidad de expresarse de diferentes maneras para crecer y desarrollarse. Debemos cultivar la facultad de la observación y en seguida expresar lo que hemos aprendido, mediante la palabra, la escritura o el uso de las manos. A medida que nos expresamos mediante las facultades que poseemos, incrementamos nuestra fuerza de expresión y nuestra habilidad para ser más útiles en el Gran Plan.

 

2º- CLASE SOBRE LA BIBLIA

 

Escójase algún aspecto de la vida de Cristo que ayude a dar fuerza a la palabra clave del día. Algo de lo que dijo en el Sermón de la Montaña (Capítulo Sexto de San Mateo) servirá muy bien para el objeto.

 

3º- CUENTO PARA LOS NIÑOS

 

Prepárese un cuento que ilustre la palabra-clave del día.

 

Domingo de Servicio

 

El último Domingo de cada mes solar, se celebra el "Domingo de Servicio". En esta oportunidad se usa una rosa blanca en el centro del emblema, además de las siete rosas rojas.

 

Para los detalles sobre el programa a desarrollarse en este Domingo, consultar la página 7 de este libro. (Capítulo Instrucciones Generales).

 

 

[INSTRUCCIÓNES] [INDICE] [CAP.8]

 

 

HOME 

CORREO ROSACRUZ

Web Master: hercullesrj@yahoo.com.br