Make your own free website on Tripod.com

AUXILIARES INVISIBLES

Amber M. Tuttle

 

Capítulo XVIII

 )SON REALES LOS ÁNGELES?

 

Los Ángeles son tan reales en su esfera como nosotros lo somos en la nuestra. Sus cuerpos están hechos de éter, por lo que son invisibles a la visión física ordinaria, pero pueden ser vistos por egos que están fuera de sus cuerpos durante la noche. Se sustentan de la fuerza vital del Mundo del Espíritu de Vida, que interpenetra los planetas de nuestro Sistema Solar, hasta que se acaba  su lapso de existencia. Tienen todos los colores del espectro en su aura, excepto el negro, y son muy hermosos de ver.

El hogar de los Ángeles está en la Luna. La Luna fue una vez parte de la Tierra. Posteriormente, esa parte de la Tierra fue arrojada de la masa central y de ella procede la Luna actual. Los rezagados en la evolución fueron también arrojados con esa porción de la Tierra. La Luna actúa como un depósito para los egos que se han perdido para la actual oleada de vida y fueron incapaces de seguir a los otros egos de la Tierra.

Los Ángeles estudian de igual manera a como lo hacen los humanos. Tienen escuelas y universidades que, sin embargo, son de un nivel mucho más elevado que las nuestras. Edifican sus casas mediante la palabra hablada. Son capaces de controlar sus pensamientos de una manera tal que cuando planifican una casa o proyectan cualquier cosa, pueden hacerlo hasta en los menores detalles. Pueden crear una casa y casi inmediatamente está lista para ser ocupada.

Los Arcángeles funcionan en cuerpos compuestos de materia del Mundo del Deseo, y su vehículo inferior es el cuerpo de deseos. Pertenecen a una oleada de vida inmediatamente por encima de los Ángeles y dos por encima de la nuestra. Viven en el Sol y tienen familias lo mismo que la gente de la Tierra, solo que las condiciones son muy diferentes. Tanto los Ángeles como los Arcángeles pueden encontrarse en la Luna. Ambas clases de Seres Elevados tienen familias y hogares y también un importante trabajo que realizar.

Los Ángeles y los Arcángeles no sienten frío ni calor debido a sus elevadas vibraciones. Sus cuerpos son muy luminosos, y no se sienten cansados como nosotros, porque no tienen cuerpos pesados que arrastrar ni tienen que alimentarse con alimentos materiales como lo hacemos nosotros. Durante nuestras horas de sueño, los humanos podemos deslizarnos fuera de nuestros cuerpos densos por la vía de la cabeza. Entonces podemos permanecer en esas condiciones y, si no tenemos miedo, podemos ir y venir exactamente como lo hacen los Ángeles, sin sentirnos cansados por ello y, luego, regresar a nuestros cuerpos felices y restablecidos.

Los Ángeles se mueven mediante el poder del pensamiento y pueden ir a cualquier lugar de nuestro Sistema Solar. Pueden viajar más rápido que nuestro pensamiento. Su velocidad es gobernada por sus pensamientos y deseos. Tienen una fuerza de voluntad muy fuerte que mantienen bajo un perfecto control. También se lo pasan bien en muchos aspectos, como hacemos nosotros en la Tierra. Tienen escuelas, iglesias, hogares y bibliotecas adecuadas a sus diferentes estados de desarrollo. Tienen parques y lugares de diversión para todos.  Poseen solo la Religión Cristiana o la Religión del Padre.


 

No envejecen en su apariencia. Todos poseen cuerpos juveniles y son muy gráciles y delicados, con el aspecto de personas de unos veinte años de edad. Incluso cuando van a morir, mantienen un aspecto juvenil. Sus egos van al Mundo de los Espíritus Virginales y sus cuerpos se desintegran rápidamente. Son realmente espíritus virginales, porque han vencido todas las tentaciones. Todos los Ángeles aumentan en luminosidad y hermosura a medida que se desarrollan a través de las sucesivas edades de su vida.

Los Ángeles lo mismo ríen que lloran, según se presenta la ocasión. Cuando el protegido de un Ángel está en problemas o es perseguido, el Ángel llora y reza. También lloran cuando la ley del karma se cobra su peaje. Hay gran regocijo cuando uno de sus protegidos ha superado exitosamente una prueba y,, en esas ocasiones, los Ángeles ríen y cantan.

Ciertos egos que pertenecen a nuestra oleada de vida, nacen algunas veces dentro de la oleada de vida Angélica para llevar a cabo alguna labor específica, y lo hacen de la manera más casta y santa posible que un humano pueda concebir. Los bebés Ángeles nacen de la misma manera y son criados con muchos cuidados. Son sostenidos por el poder de su madre hasta que han alcanzado la edad en la que pueden valerse por sí mismos a través de la fuerza vital del Mundo del Espíritu de Vida. Sus alimentos tienen la misma apariencia que los nuestros, pero no son de materia densa, aunque sí lo son para el Mundo Etérico en el cual viven. El alimento se crea mediante el poder del pensamiento del individuo que lo desea.

Como nada de todo esto es tangible, excepto para aquellos que tienen ojos para ver, podemos entender por qué los científicos no hallan evidencias de seres vivientes en otros planetas. Así como los seres humanos jóvenes son protegidos por el cuerpo macrocósmico de la Tierra, así también los bebés Ángeles son cobijados por el cuerpo macrocósmico de la Luna en la cual viven. La madre tiene las mismas funciones de supervisión y enseñanza para con su bebé que las madres de la Tierra tienen para con su descendencia.

Antes de que un bebé Ángel pueda caminar, va sobre la espalda de su padre o de su madre. A su debido tiempo, podrá volar tan rápido como ellos. Cuando un Ángel sale con su bebé, lo instruye sobre cómo concentrar su mente durante el vuelo, para que pueda mantenerla concentrada, y estas enseñanzas se  imparten antes de que nazca el cuerpo alma del bebé. El cuerpo vital toma el lugar de nuestro cuerpo denso, porque el cuerpo más denso de los Ángeles es el cuerpo vital. Nosotros tendremos los mismos cuerpos en el Período de Júpiter, sólo que nuestro cuerpo denso estará eterizado y seremos como Ángeles. Puesto que esas enseñanzas se dan antes del nacimiento del cuerpo alma, el bebé Ángel llega a ser muy diestro en el vuelo para cuando nace ese cuerpo alma, y así puede mantenerse al nivel de la oleada de vida Angélica.

Esto viene a cuento por el hecho de que algunas personas pueden ver a bebés Ángeles volando de un lado a otro, sobre todo los santos y la gente virtuosa cuando están tocando música dulce, porque la buena música atrae a los bebés Ángeles. Estos pequeños Ángeles pueden oír la música hermosa en la Tierra, tal como los Señores del Destino, o el Dios de nuestro Sistema Solar pueden oír nuestras oraciones cuando rezamos. Entonces los pequeños Ángeles preguntan a sus madres si pueden bajar para disfrutar de la música. En ocasiones, un pequeño Ángel va él solo a oír la música, y en otras ocasiones se reúnen en grupo para disfrutarla; así, la influencia de estos Ángeles bendecirá al músico y, si éste es capaz de verlos, le proporcionarán un gozo demasiado grande para ser expresado en palabras.

Los bebés Ángeles reconocen a sus padres de la misma forma que lo hacen los humanos, solo que son mucho más inteligentes y pueden localizarlos en cualquier grupo y bajo cualquier circunstancia. No existe situación alguna en la que los bebés Ángeles puedan estar bajo la influencia de las fuerzas malvadas y demoníacas que se hallan en las regiones más elevadas alrededor de la Luna. Un estudiante oculto preguntó en cierta ocasión a alguien por qué las personas muestran tanta indiferencia a todo lo concerniente a la vida, hábitos y métodos de volar de los Ángeles.


 

- El hombre no puede ser indiferente ante algo de lo que no sabe nada - se le contestó - el hombre emplea su tiempo allí donde están sus intereses. Cuando el hombre tenga amplias pruebas sobre la existencia de los Ángeles o de cualquier otra cosa más allá de sus sentidos actuales, su interés se desarrollará hasta el punto de que querrá investigar al máximo. Siento decir que todavía el hombre no está preparado para abandonar ciegamente sus presentes actividades y vivir de tal forma que llegue a hacerse consciente de estas realidades. Aún hoy, a partir de las experiencias de miles de niños, se podría llevar al hombre a conocer que hay Ángeles y otros seres, además de los habitantes de la Tierra, que no puede ver y de los cuales no puede conocer nada. Si el hombre prestara atención a lo que los niños dicen, pronto sabría que hay algo que necesita aprender a investigar para llegar a conocer estas realidades.

Los Ángeles no pueden verse con la visión ordinaria, pero las personas con visión espiritual pueden verlos tal como lo hacen los Auxiliares Invisibles cuando están fuera de sus cuerpos por la noche.

                                                             ***

Un grupo de Auxiliares fue llevado a la Luna por una Hermana Lega para que vieran qué clase de hogares tienen los Ángeles, y uno de ellos, recordando su viaje, dijo lo siguiente:

Los Ángeles tienen grandes edificios que parecen castillos con torretas y torreones. Parecen estar situados en formaciones a manera de nubes, y cada edificio tiene muchos apartamentos donde  moran la familias de Ángeles. Las edificaciones parecen estar hechas de la más fina arenisca. El arco de entrada tiene el aspecto del más fino granito. La superficie de la Luna tiene la apariencia de un gran pastel helado lleno de oquedades.

Hay hombres, mujeres y niños Ángeles y están todos sujetos a la influencia de los Hermanos Mayores y de los Liberados.

Los Ángeles más elevados tienen auras de un blanco reluciente con matices de oro. Todos los Arcángeles poseen los más hermosos colores radiando de ellos. Tanto los Ángeles como los Arcángeles tienen el aspecto de hermosos individuos. Los artistas suelen representar a los Ángeles como seres parecidos a humanos con alas. Los Ángeles no tienen realmente alas pero son Seres radiantes que se desplazan como el rayo, inmersos en corrientes de brillante luz.

Para que mejor pueda usted visualizar a los Ángeles, le daré descripciones de dos de ellos que fueron vistos por una estudiante de las enseñanzas Ocultas. Esta estudiante se encontró a estos Ángeles mientras estaba fuera de su cuerpo físico durante el sueño y fue capaz de recordarlo cuando despertó. Estaba en algún lugar de la atmósfera terrestre y tomó contacto de alguna manera que no llegó a comprender.

Al mirar hacia arriba vio un ancho haz de luz dorada que se extendía hacia arriba y a la izquierda hasta una gran distancia. Vio a una mujer Ángel asomada a la ventana de su casa. Estaba observando a la estudiante con una mirada concentrada en la que se mostraba claramente una gran curiosidad e interés.

La estudiante miró fijamente hacia el Ángel con encontrados sentimientos de gozo, éxtasis y fascinación. El Ángel tenía un hermoso rostro con mejillas y labios, ojos pardos y pelo ondulado oscuro que colgaba sobre su espalda y rodeaba su cuello. Tenía exactamente el aspecto de una mujer humana joven y extremadamente hermosa. La estudiante sólo podía ver su cabeza y hombros y no recordaba haber visto ningún color en su aura excepto el largo haz de luz dorada que la hacía tan claramente visible. Parecía enfocar su aura sobre la estudiante.


 

Más tarde, esta misma estudiante se despertó una mañana henchida de un gran entusiasmo y deleite porque recordaba haber visto la más extraordinaria visión mientras estaba fuera de su cuerpo durante el sueño. Supo que había visto a un Ángel o a un Arcángel, y era éste un Ser tan maravilloso, que no tenía palabras con las cuales describir adecuadamente lo que había visto.

Recordaba estar suspendida en el aire en posición vertical, observando al Ángel que estaba sobre ella y se movía rápidamente. Lo siguió tan veloz como pudo manteniendo todo el tiempo fijamente los ojos sobre el Ángel hasta que desapareció.

El Ángel era como una hermosa mujer en el aire, y se desplazaba a través de él como un pájaro con el cuerpo en posición horizontal. Sus pies extendidos hacia atrás y sus brazos adorables a ambos lados de su cuerpo, de una grácil manera. Tenía el rostro más dulce que la estudiante hubiese visto nunca y su expresión era demasiado adorable para ser descrita con palabras. Parecía tener una hermosa piel color crema, ojos azules y mejillas sonrosadas. Su pelo era de color crema y rizado.

Parecía estar vestida con un manto ondulante que cubría su cuerpo aunque sus brazos y pies estaban desnudos. Había una brillante luz dorada con delicados matices de rosa y azul que fluían de su cuerpo en todas direcciones. Este flujo no era constante ni intermitente, sino como una señal eléctrica hecha por el hombre, tal como vemos en nuestras ciudades, pero era autogenerada e incandescente y brillando en todas direcciones.

Esta estudiante fue informada de que aquel Ser Elevado era un Arcángel y que era el jefe de un grupo de Ángeles que solían ayudar a los Grupos de Auxiliares Invisibles y de Curación.

                                                             ***

Una noche, unos Auxiliares Invisibles vieron a un grupo de Ángeles y, entre ellos, a una mujer Ángel cantando la siguiente canción:

"Enséñame, enséñame, Santo Espíritu,

a ser cada día más bueno,

a ser siempre manso como Cristo

sin mirar lo que otros dicen o hacen.

Dame sabiduría, Santo Espíritu,

para soportar paciente sus defectos,

consciente de Tu Santa Presencia,

alegre y libre de cuidados."

                                                             ***

Después de que unos Auxiliares hubiesen salvado a una mujer, cierta noche, vieron a un grupo de Ángeles que les hicieron señas con la mano. Los Auxiliares observaron a los Ángeles mientras se desplazaban y uno de los Auxiliares dijo al otro:

- (Mira, parece como si tuviesen alas!

Los Ángeles marchaban en una formación en V, y era una hermosa visión el contemplarlos con sus auras coloreadas. Aquello hizo muy felices a los Auxiliares.

                                                             ***


 

Otra noche, mientras unos Auxiliares llegaban a los Estados Unidos, se encontraron a cuatro Ángeles que parecían pertenecer a una misma familia. Había un hombre, una mujer, un niño y una niña. Estos últimos parecían tener unos doce o trece años.

- )Puedo hacerle algunas preguntas? - preguntó el Auxiliar al hombre Ángel.

- Sí - contestó este con voz amable.

- )Cuánto viven los Ángeles? )Adónde van cuando mueren? )A qué distancia se extienden sus auras? )Cómo comen y cómo nacen los niños?

- Los Ángeles viven igual a como lo hacen los seres humanos sobre la Tierra, sólo que a una escala superior - contestó el Ángel - Su alimento es creado por ellos mismos y sólo en la necesaria cantidad para una comida, así que no dejan residuos. Sus hogares los edifican de acuerdo con su propia habilidad para planificar sus necesidades. Los bebés nacen de cuerpos castos, y son cuidados hasta la edad de seis año, a la que desarrollan sus propios poderes. Los jóvenes Ángeles son enviados a la escuela desde esa edad de seis años hasta que cumplen los veinte. Se supone que para ese entonces han completado su educación.

También fueron informados los Auxiliares de que los Ángeles son de diferente estatura. Sus cuerpos parecen tener un contorno perfecto. No hay obesos entre ellos, y nunca llegan a tener la apariencia de ancianos. Pueden vivir seiscientos o setecientos años y, cuando mueren, van al Tercer Cielo, donde permanecen largo tiempo, para renacer de nuevo.

- Los habitantes de la Tierra renacen dos o tres veces antes de que un Ángel retorne al renacimiento, pero la duración de la vida de los Ángeles es más larga que la de los hombres - dijo el Ángel.

- Supongamos que muere un Ángel que tiene a su cargo el cuidado de un ser humano - dijo el Auxiliar - )Qué pasa entonces con esa persona?

- Otro Ángel se hace cargo de tal persona, y puede indagar en la Memoria de la Naturaleza y obtener la información que necesita para supervisarla y guiarla - contestó el Ángel - Un Ángel de seis o más años puede cubrir cualquier país o continente con su aura, mientras que un adulto puede casi rodear la Tierra con ella.

- )Puede permitirnos ver una escuela y una universidad para Ángeles? - preguntó el Auxiliar.

- Mirad y ved - dijo el Ángel.

Los Auxiliares vieron una inmensa escuela llena de alumnos. Una profesora instruía a los Ángeles mediante la Conciencia Jupiteriana, y los alumnos recitaban las lecciones de la misma manera. Las auras alrededor de sus cabezas constituían la más hermosa de las imágenes, y los Auxiliares se deleitaron con aquella visión.

Luego, se mostró a los Auxiliares una universidad con Ángeles de todos los tamaños. Había profesores, tanto hombres como mujeres. Las auras de estos Ángeles eran más grandes.

-No existe la enfermedad ni la tristeza en la Luna donde viven los Ángeles, porque no hay pecado allí - continuó el Ángel - pero los Ángeles sienten tristeza por sus protegidos de la Tierra. Cuando un Ángel actúa incorrectamente, su castigo es rápido y seguro, así que el Ángel es más cuidadoso en lo futuro. Nuestros bebés Ángeles saben más que los profesores de vuestras universidades.


 

Los Auxiliares descubrieron que los Ángeles parecían personas muy hermosas y muy superiores a la gente de nuestra Tierra. Cuando un ego está en un cuerpo femenino, tiene un Ángel masculino como guardián durante esa vida. Si esa persona es buena, recibirá muchas influencias beneficiosas de ese Ángel. Cuando la muerte acaba con la vida terrenal del ego, cesa la responsabilidad del Ángel para con él. Cuando el ego renace en un cuerpo masculino, el Ángel que lo protege es femenino. Ese Ángel lo supervisa durante esa vida.

Hay casos conocidos en que el Ángel de un ego curó a su protegido de una enfermedad, pero tal clase de ayuda solo la reciben los egos altamente evolucionados. Las personas con siete o más iniciaciones reciben ayuda de ese tipo de sus Ángeles en casos de necesidad.

Un Ángel solo puede influenciar a un ser humano cuando éste es realmente bueno. Si una persona tiene visión espiritual, puede ver a su Ángel y puede conversar con él y recibir sus sugerencias. Un Ángel puede conversar, guiar e instruir a una persona mientras ésta recibe hasta la novena iniciacióo. Un Arcángel puede supervisar a una persona hasta que está lista para su duodécima iniciación. Un hierofante se hace cargo de una persona después de que ha recibido su duodécima iniciación. Un Liberado puede guiar a un ego desde el nacimiento hasta que recibe la liberación. Generalmente, los Liberados no se encargan de supervisar a tales Iniciados, porque limitan su esfuerzo a los que están en el Sendero y tienen de una a nueve iniciaciones. Un Ángel guardián tiene otros muchos deberes, además de supervisar a un ego.

Los Ángeles trabajan con el reino vegetal, en particular. Algunos otros trabajan con los animales o con los seres humanos. Otros transfieren las influencias y la luz del Sol hasta la Luna que, posteriormente, son redirigidas hacia a la Tierra bajo la dirección de los Arcángeles que trabajan con los Señores del Destino. Otros Ángeles trabajan con los grupos de Auxiliares Invisibles, que responden a las plegarias de la gente en peligro, y que se ha ganado tal ayuda y asistencia a través de vidas de servicio.

Cada uno de nosotros tiene un Ángel guardián que está presente para ayudarnos en los momentos importantes de nuestra vida. Este Ángel está presente en nuestro nacimiento, matrimonio y muerte y pueden verlo quienes poseen visión espiritual.

En cierta ocasión, una Auxiliar estaba una noche muy enferma y vio a su Ángel Guardián de pie a su lado. Al principio, tuvo miedo porque temió que fuese el Ángel de la muerte el que estaba allí, pero luego vio que no. La Auxiliar se recuperó por completo, lo que agradeció mucho porque no quería morir.

Los animales y los pájaros también tienen Ángeles Guardianes. Estos Ángeles se alegran cuando sus protegidos están a salvo, felices y con buena salud, pero se afligen cuando están enfermos o heridos y cuando mueren.

                                                             ***

La próxima historia ilustra cómo trabajan juntos los Auxiliares Invisibles con los Ángeles para ayudar a los pájaros: Una mañana temprano, durante una ocasión en que las tierras a lo largo de los ríos Mississippi y Ohio sufrieron grandes inundaciones, dos Auxiliares iban sobre las áreas inundadas. Súbitamente, oyeron chillando a un águila. Miraron y la vieron volando sobre el agua. Llevaba dos bebés águilas sobre su espalda, y parecía como si hubiese perdido el rumbo o se encontrase confusa.

- Salvémosla junto con sus crías - dijo la Auxiliar - quiere vivir y salvar a sus hijos. No tiene esperanzas por ahora.


 

- No estoy seguro de eso - replicó su compañero -  es la reina del aire y puede permanecer volando largo tiempo.

- (Mira, está cayendo! - exclamó la Auxiliar.

La madre águila lanzó un fuerte grito y planeó hacia las rápidas aguas, mientras los Auxiliares se precipitaban en su ayuda.

- Toma tú las crías de su espalda - dijo el Auxiliar- yo tomaré a la madre.

Los Auxiliares se acercaron al águila que, al principio, trató de pelear aunque no pudo. Un Auxiliar le habló para calmar su miedo.

- Escuche, Señora Águila, venimos a salvarla a usted y a sus hijos; ya sé que usted y sus hijos  no quieren morir. Voy a llevarla a su casa.

Los Auxiliares se materializaron y suspendieron la gravedad; el águila descendió lentamente y el Auxiliar la tomó en brazos. La Auxiliar se encargó de los casi adultos polluelos. La madre plegó las alas, lo que pareció casi como una señal de alivio. Los aguiluchos se acurrucaron en los brazos de la Auxiliar colocando sus cabezas bajo sus brazos.

- )Qué vamos a hacer con ellos ahora? - preguntó la Auxiliar a su compañero.

Él preguntó al Espíritu Grupo de las Águilas donde vivían aquellos ejemplares y él les mostró su hogar en unas montañas a una gran distancia. Allí vieron al padre águila, posado cerca del nido.

Los Auxiliares se elevaron en el aire y se dirigieron hacia el nido alcanzando pronto el lugar. El padre águila levantó el vuelo y lanzó una llamada acercándose al encuentro de los Auxiliares. El Auxiliar dijo a su compañera que se mantuviese tras él y que no huyese ni dejase caer a los polluelos.

El papá águila se mostró belicoso, así que el Auxiliar le dirigió la palabra:

- Sr. Águila, hace una linda mañana. Su esposa e hijos se perdieron y han sido devueltos a casa. Espero que no lo sienta.

El águila agitó las alas y lanzó un profundo sonido dirigiendose de nuevo al nido. Los Auxiliares  aterrizaron sobre la alta cumbre. Allí uno de ellos depositó a la madre mientras que el otro hizo lo mismo con los polluelos. La madre águila se dio la vuelta y la Auxiliar se acercó hasta ella, mientras la observaba y le frotaba las plumas.

- (Vaya, está herida! - exclamó.

Su compañero examinó al águila y dijo:

- Alguien le ha disparado en el  costado.

Entonces pidió que fuese sanada por el bien de sus crías. Dijo a la Auxiliar que frotase suavemente la herida. Así lo hizo ella y al poco la madre águila empezó a moverse; a los pocos minutos parecía encontrase casi completamente restablecida. Entonces llamó a sus polluelos y éstos corrieron a refugiarse bajo ella. Luego le dijo algo al papá águila, que se acercó a ella diciéndole algo. Imagino que estaba diciéndole lo cerca que había estado de la muerte. Luego miró a sus crías frotándoles el cuello con el pico y se acercó hasta el borde del precipicio. La madre águila dijo algo a su pareja, y el papá águila le contestó algo y se alejó volando.

)Qué estaba diciendo ella? - preguntó la Auxiliar.


 

- No entiendo el lenguaje de las águilas - contestó él - pero supongo que le dijo que tuviese cuidado.

Los Auxiliares acariciaron a la madre en la cabeza, y ésta alzó la vista hacia ellos muy amablemente y dijo algo. Quizás dijo: Gracias por traerme de vuelta a casa y por curarme.

A continuación, los Auxiliares dejaron a las águilas y continuaron con su labor.

                                                             ***

A la noche siguiente, estos mismos Auxiliares se encontraron con una joven Ángel que tenía un hermoso y largo pelo dorado. Se acercó rápidamente a los Auxiliares y dijo:

- (Por favor, daros prisa! Uno de mis niños está enfermo y yo no tengo medios para hacer lo que quisiera, pero  puedo ayudaros a vosotros y vosotros podéis hacer lo mismo conmigo.

- Amiga mía, )quién es su niño? - dijo el Auxiliar a aquella adorable Ángel - Nunca he ayudado a un Ángel que estuviese enfermo.

- No es un Ángel sino un águila - dijo ella - Vosotros habéis salvado a mi protegida y sus dos hijos y los habéis devuelto a su casa ayer. Vamos, pues uno de los polluelos está enfermo.

Los Auxiliares fueron con la joven Ángel y pronto llegaron junto a las águilas. Uno de los pequeños estaba completamente acurrucado.

- )Cuál es el que está enfermo? - preguntó el Auxiliar al Ángel.

Ella se lo mostró y el Auxiliar se dirigió a la madre águila.

- Señora Águila, buenos días. Vengo a ayudar a su hijo. )Puede usted hacerse a un lado?

La madre águila se levantó del nido y la Auxiliar levantó al bebé enfermo. Los Auxiliares trabajaron con él y pronto lo sanaron. Se había resfriado.

Entonces el Auxiliar preguntó a la joven Ángel por qué tenía a su cargo a unos animales tan feroces.

- Las águilas, así como el resto de las criaturas salvajes, tienen que mostrar ferocidad para hacer que el hombre las respete. Deben ser fieras para protegese a sí mismas. (El Hombre es tan inhumano con sus jóvenes hermano!

Luego estrechó las manos de los Auxiliares, dijo adiós y se fue. Este encuentro hizo muy felices a los Auxiliares.

                                                             ***

He aquí otro relato de cómo unos Auxiliares Invisibles trabajaron con unos Ángeles: Una noche, dos Auxiliares trabajaron con un grupo de Ángeles y llevaron a cabo una labor que era nueva para ellos. Había allí dos niños Ángeles, un chico de unos seis años y una chica de unos siete. Estos niños Ángeles relumbraban como oro nuevo desde cierta distancia, pero parecían niños humanos estando a su lado.

Los Auxiliares trabajaron con plantas de Sudamérica y de la zona meridional de Australia. Los Ángeles también mostraron a los Auxiliares cómo trabajar sobre el cuerpo vital de varias personas que fueron a visitar.


 

Un hombre estaba enfermo en cama con reumatismo muscular, y los Ángeles mostraron a los Auxiliares cómo trabajar sobre su cuerpo vital. El hombre llamó a su mujer, que se le acercó.

-Siento la presencia de alguien en esta habitación - dijo él - Alguien está haciendo algo con mi cuerpo y haciéndome cosquillas. Estoy sudando como si alguien me hubiese echado agua por encima. Puedo levantar las piernas y darme la vuelta, y nada de eso me duele ya. (Alabado seas, Señor! Te doy gracias por tu ayuda. Sabía que me ayudarías si tenía fe y rezaba. Hablaré de Tus bendiciones adondequiera que vaya.

El jefe del Grupo de Ángeles dijo a un Auxiliar que se apareciese ante del hombre y le dijese que fuese bueno con todas las personas y animales y que recordase que siempre no había sido tan bondadoso como debía haber sido.

La Auxiliar se materializó y el hombre saltó fuera de la cama cayendo a sus pies y besándole el borde de su vestido y las manos. Ella le dijo que fuese más bondadoso con todas las personas y animales y luego desapareció.

La esposa de aquel hombre también vio a la Auxiliar y se quedó muda de asombro, con los ojos y la boca abiertos de par en par. Los Auxiliares supieron que aquella experiencia les haría mejores personas.

                                                             ***

Una noche, unos Auxiliares iban de camino y se encontraron con un Ángel joven, que les pidió que fuesen a ayudar a su amigo, un ser de la tierra.

- Muy bien, amigo mío, muéstranos el camino pero no vayas demasiado deprisa - dijo uno de los Auxiliares - No puedo desenvolverme en el aire como tú.

El Ángel y los Auxiliares se desplazaron con prontitud y enseguida llegaron a un barco vivienda en algún lugar de Asia.

Dentro yacía una joven muy enferma. Sus piernas eran una masa de llagas casi hasta las caderas, y tenía una fiebre muy elevada.

- Estaba nadando - dijo un muchacho - y algo le mordió. Ella se rascó en la herida y todo el mal se extendió a ambas piernas. El hechicero quería matarla porque no sabe cómo sanarla.

El hechicero estaba en la habitación y los Auxiliares lo miraron.

- Doc, aquí tienes algo que no puedes controlar - dijo el Auxiliar.

- Sí, el espíritu del mal se apoderó de ella - dijo el hechicero - Quise matarlo pero no me dejaron.

El Auxiliar le dijo que consiguiese algo de tierra, y así lo hizo él.

- Mira, está echando algo en la tierra - dijo la Auxiliar.

El Auxiliar le dijo que no pusiese nada en la tierra.

- Voy a matarla - dijo el hechicero.


 

Los Auxiliares descubrieron que el hechicero tenía veneno de cobra en una botella. Él sabía que si aquel veneno penetraba en una de las llagas, mataría a cualquier persona o animal. Tenía intenciones de matar a la joven enferma con el veneno. Cuando se dio cuenta de que el Auxiliar sospechaba lo que quería hacer, se irritó y trató de apuñalarlo con un cuchillo, pero el Auxiliar hizo desaparecer el cuchillo de su mano. Aquello lo asustó tanto que se quedó cubierto de sudor.

El Auxiliar dijo al hechicero que se quedara a un lado y él hizo una pasta de lodo que colocó sobre las piernas de la joven dejando que se secara sobre ellas. A los pocos minutos la retiró y ya sus piernas estaban sanas. La curación no se llevó a cabo a través del lodo, sino que éste fue sencillamente un medio para la fuerza curativa que procede de Dios.

- )Es esta joven una buena chica? - preguntó el Auxiliar al joven Ángel.

- Sí, y algunas veces jugamos juntos - contestó él.

- Hazla sabia y prudente - dijo el Auxiliar - para que así pueda protegese del hechicero.

- No hay necesidad de eso porque el hechicero morirá pronto - dijo el Ángel - Es malvado y ha matado a mucha gente.

El Auxiliar dijo al hechicero que fuese a ver a la joven. Cuando el hombre la vio, lanzó un alarido escalofriante y escapó al interior de la jungla. Los Auxiliares lo oyeron dar gritos y, cuando llegaron al lugar desde donde gritaba, descubrieron que una pitón lo había enrollado en sus anillos hasta matarlo.

Los Auxiliares pidieron al Ángel que convirtiese a la joven en el médico de la tribu, pero él contestó que no podía hacer aquello, aunque conseguiría alguien que lo hiciese y al momento los dejó.

A poco regresó con un hombre que los Auxiliares no habían visto nunca antes. Éste convocó a todos los miembros de la tribu y les dijo que la joven iba a ser su médico y que sanaría a todo el que viniese a ella con tal fin.

- Nada le hará daño a ella mientras se comporte como una buena chica.

Luego se volvió hacia la joven y le dijo que todas las criaturas de la jungla y del mar la obedecerían.

Luego el hombre estrechó la mano de los Auxiliares y les dio las gracias diciendo:

- Tened buen ánimo.

Tras lo cual, junto con el joven Ángel, desapareció.

                                                             ***

He aquí una historia sobre un Ángel y un niño enfermo: Una noche unos Auxiliares fueron a un hospital a ayudar a gente enferma. Mientras se dirigían hacia una sala, se encontraron con una hermosa joven Ángel que caminaba con la cabeza baja.

- (Mira! - dijo el Auxiliar a su compañera.

- Vaya, tiene problemas - dijo ella - Vamos a ayudarla.

- Querida niña mía, )qué es lo que te preocupa? - le preguntó el Auxiliar - )podemos ayudarte?

- Sí, por favor - contestó el Ángel - Mi protegido está extremadamente enfermo y no puedo inspirar al médico qué es lo que debe hacer por él. Ha sido bueno conmigo durante dos vidas y no quiero perderlo.


 

- Llévanos con él - dijo el Auxiliar - pero no vayas tan deprisa.

El Ángel llevó a los Auxiliares hasta la sala donde estaba el chico, de unos diez años, sobre la cama. Era de buen parecer y con cuerpo bien formado. En aquel momento estaba inconsciente. Sus padres estaban allí y su madre estaba llorando y rezando para que se les permitiese que el niño no los abandonase, si esa era la voluntad de Dios.

El Auxiliar preguntó a alguien distante, mediante el pensamiento, si podía ayudar al chico, y se le dio permiso para hacer todo lo que se pudiese por él.

- )Cuánto hace que está en este estado?- preguntó el Auxiliar a la enfermera.

- Desde las dos - contestó ella.

El Auxiliar preguntó a la madre cuál era el nombre del niño y habló con él para despertarlo de su estado de postración.

- (Robert, Robert! Tu cariñito está aquí. Despierta.

El chico se dio la vuelta, murmuró algo y el Auxiliar volvió a llamarlo diciéndole que su amiga estaba allí. El chico abrió los ojos y dijo:

- )Dónde? - y extendió los brazos hacia el Ángel - (Mi Dulce Criatura!

Mientras abrazaba jubilosamente al Ángel, los que estaban a su lado lo observaban sorprendidos, porque pensaban que estaba abrazando al aire. El Auxiliar consiguió una silla de ruedas y llevó al joven hasta el vestido, donde le dio masajes a conciencia desde la cabeza hasta los pies, mientras la Auxiliar le sostenía las manos.

- No le hagáis daño - dijo la joven Ángel, que era amiga del chico.

- No voy a hacer daño a tu cariño - le dijo el Auxiliar bromeando - Voy a decirle a los demás Ángeles que tú tienes un romance.

- No me importa - dijo ella mientras bajaba la cabeza con una sonrisa.

Aquel Ángel realmente amaba al joven, y él la amaba a ella. Él era un ego avanzado y tenía un hermoso cuerpo alma.

Los Auxiliares colocaron de nuevo al chico en la cama y el Auxiliar ordenó que se le diese un poco de comida líquida y firmó la hoja clínica. Luego dijo a la madre que no hiciera preguntas a su hijo sino que lo dejase solo y que pronto se pondría bien y podría irse a casa.

Después, los Auxiliares continuaron con su labor de ayudar a otros.

                                                             ***

Veamos ahora cómo un Auxiliar vio a otra joven Ángel y a su protegido: Un día, un hombre, que es Auxiliar invisible, iba por un bulevar en la ciudad donde residía, y vio a un petirrojo que había sido atropellado por un automóvil. El pájaro herido revoloteaba de un lado a otro en la cuneta. El Auxiliar vio a una hermosa joven Ángel que relucía casi como el sol. Estaba tratando de tranquilizar al pájaro y tenía lágrimas en los ojos.

El hombre se dirigió hacia el pájaro, lo levantó del suelo y descubrió que tenía un ala rota y un hueso al descubierto. Llevó al pájaro hasta una casa cercana y preguntó a la dueña si podía lavar al pajarito. La mujer miró al desconocido y pensó para sí misma: Este hombre está loco, o algo por el estilo.


 

- No, señora - dijo el hombre - sólo quiero ayudar a este pájaro.

Entonces ella le mostró el cuarto de aseo, y pudo lavar la tierra del ala del pájaro, y colocó el hueso en su sitio mientras la mujer lo sostenía. El Auxiliar oró y pidió que la herida sanase mediante la fuerza curativa que proviene de Dios.

- Vaya, se volverá a ensuciar la herida y se morirá - dijo la mujer.

- No, se pondrá bien - dijo el Auxiliar.

- Déjeme ver la herida - dijo la mujer con voz sorprendida.

Cuando comprobó que la fractura del hueso estaba consolidada, a duras penas podía creer lo que veían sus ojos.

- (Dios mío! - dijo - (el ala está curada! Pero, )qué la ha curado?

- Cualquiera que sea limpio de corazón y mente puede hacer cosas como éstas - dijo el Auxiliar.

- Entonces,))es usted como dice? - preguntó la mujer.

- No, pero intento serlo - le dijo el Auxiliar.

Luego soltó al pajarito para que el Ángel pudiese bendecirlo. A continuación, el Auxiliar tocó a la mujer, con lo que ésta fue capaz de contemplar al adorable Ángel. Cuando cayó en la cuenta de que realmente estaba viendo a un Ángel, se emocionó.

- (Dios mío, un Ángel! - exclamó.

El Auxiliar dejó irse al petirrojo diciéndole que tuviese más cuidado y éste, junto con el Ángel, se fueron.

- Tengo una niña enferma en casa - dijo la mujer al Auxiliar - )puede usted imponerle las manos? Quizá pueda usted curarla.

- Su fe ya la ha curado - dijo él - Vaya a vestirla y dele de comer vegetales y frutas. Dele solo un poco de carne, pescado o pollo. Y sea buena con ella - tras lo cual el Auxiliar siguió su camino.

                                                             ***

He aquí cómo unos Auxiliares, que vieron al Ángel de un tigre cerca de él, lo salvaron de la muerte: Dos Auxiliares iban sobre África y, mientras se desplazaban sobre las selvas, oyeron a un animal gritando de angustia. Bajaron y vieron a un tigre atrapado en una enredadera muy tupida. Era una clase de planta tropical muy peligrosa porque cuando algo queda atrapado en ella, se cierra sobre su víctima causándole la muerte.

El tigre había dado un salto atrás intentando escapar de una serpiente y se había quedado enredado en aquella potente enredadera, que lo estaba estrangulando y haciéndolo aullar de dolor.

- Vayamos a liberarlo - dijo uno de los Auxiliares.

Rescataron al tigre, que se tumbó a descansar ya que estaba casi exhausto por la lucha que había mantenido. La serpiente se dirigió entonces hacia el tigre y comenzó a enrollarse sobre su cuerpo. El tigre no hubiese podido presentar batalla, así que uno de los Auxiliares hizo que la serpiente se fuese.


 

El Auxiliar se acercó al tigre, lo acarició y se sentó a su lado. El tigre reposó la cabeza sobre su regazo.

- Ven y acaricia al tigre - le dijo a su compañera, lo que ésta hizo al principio con precaución.

Pero al momento perdió el miedo y ambos Auxiliares comenzaron a frotale la cabeza y la espalda y a hablar con él. El tigre se puso de pie desperezándose y lamiendo las manos de los Auxiliares.

Uno de los Auxiliares miró en torno para comprobar si había algún Ángel por allí y vio a uno magnífico, de pie, cerca de ellos. Aquel hermoso Ángel dio las gracias a los Auxiliares por haber salvado al tigre. Cuando los Auxiliares hicieron ademán de irse, el tigre los siguió y ellos comprobaron que la serpiente se había ido. Antes de abandonar al tigre, le dieron masajes que renovaron sus fuerzas hasta estar en perfecto estado de nuevo. A los pocos minutos, los Auxiliares alcanzaron un claro de la selva y desaparecieron.

Todos los animales tienen Ángeles que trabajan con ellos, porque los Ángeles trabajan con el hombre, los aminales y las plantas.

                                                             ***

Otra noche, estos mismos Auxiliares, durante el curso de su trabajo, se encontraron con un Ángel de la Muerte: Fueron junto a una mujer que estaba a punto de morir, y se les dijo que la observasen. No estaban materializados sino en sus vehículos sutiles. El objetivo era ver cómo el Ángel extraía el átomo simiente del corazón de la mujer, lo que le ocasionaría la muerte.

La mujer no veía a los Auxiliares porque estuvo consciente hasta el final. Era una mujer ordinaria, soltera, que no quería morir. Parecía tener entre veinticinco y treinta años. Padecía de úlceras de estómago ocasionadas por sobrealimentación y por la falta de sentido común en la elección de su dieta.

Cuando los Auxiliares llegaron hasta el lugar, la hallaron hablando con su madre, su padre y un hermano. Estaba diciéndoles que si pudiese prolongar su vida, la viviría mucho mejor y se casaría para tener una familia.

- He odiado a los niños- decía - porque pensé que entorpecerían mi camino y me impedirían la búsqueda del placer.

- Has estado enferma durante dos años - dijo su madre.

- Sí, lo sé - dijo la enferma - y en estos dos años he soñado cosas extrañas sobre la vida. Creo haber visto mi vida desde el nacimiento hasta la muerte. Soñé que fui a un lugar donde una hermosa dama, o un Ángel, dijo a un hombre y a una mujer Ángeles que me llevasen al Purgatorio, y entonces me desperté gritando. Tú viniste corriendo a mi habitación y yo te dije que había tenido un sueño extraño. A menudo me he preguntado si es esa la manera en que morimos los seres humanos.

- No lo sé, pero reza para recibir ayuda - dijo la madre.

- He rezado lo mejor que sé pero ha servido de poco - contestó la enferma.

Luego habló sobre cosas intrascendentes durante un rato.


 

- Me pregunto dónde están todos mis novios esta noche - dijo finalmente - he tenido muchos desde mis días de colegio hasta hoy. )Qué habrá sido de John? - y se puso la mano sobre el corazón jadeando.

- Madre, me estoy muriendo - dijo - dile a John que lo amo y que él fue mi único amor. Besádme todos y deseadme buena suerte - tras lo cual falleció.

Mientras ocurría todo esto, la Auxiliar agarró súbitamente la mano de su compañero.

- (Mira! - dijo con voz sobresaltada señalando tras él.

El más hermoso de los Ángeles entró en la estancia con una larga espada de doble filo y atravesó el corazón de la mujer.

- (Dios! (Qué dolor tengo en el corazón! - dijo la enferma. Luego una expresión de miedo cubrió su rostro - Me muero.

El Ángel tenía exactamente el mismo aspecto que otros Ángeles. Saludó con la cabeza a los Auxiliares y continuó con su labor. La Auxiliar no se atemorizó por la presencia de aquel Ángel, pero lo estuvo vigilando hasta que se perdió de vista. Estos son los Ángeles más temidos de todos, porque la mayoría de la gente no quiere morir.

Después de que se hubo ido, la Auxiliar recobró su aplomo. La mujer fallecida había tomado forma ya fuera de su cuerpo y vio a los desconocidos.

- )Eres el Ángel de la muerte? - preguntó a la Auxiliar - )has venido a llevarme adonde voy a ir?

- No, no somos Ángeles de la muerte - replicó la Auxiliar - pero hemos venido para llevarla al lugar al que pertenece.

Los Auxiliares la llevaron a la Región Fronteriza.

- Llevadla al Purgatorio - dijo la persona responsable en aquel lugar.

La mujer gimió y comenzó a gritar llamando a su madre.

- Ve delante con ella, yo me quedaré aquí y te esperaré - dijo la Auxiliar a su compañero.

- Ve con tu compañero - dijo la responsable de la Región Fronteriza - y ve adondequiera que él vaya. Ya tienes la experiencia suficiente para tener el mismo valor que él.

- Sí - dijo la Auxiliar, siguiendo a su compañero y a la mujer.

- Deberías venir con más frecuencia por aquí - le dijo él tomandole el pelo.

- Haz lo que tengas que hacer y vayámonos de aquí - replicó ella.

- De acuerdo - dijo él.

Dieron instrucciones a la mujer que acababa de fallecer, diciéndole lo que tenía que hacer, y la dejaron en el Purgatorio.

Cuando el Ángel de la Muerte llegó con su reluciente espada, la atmósfera de la habitación se tornó calmada y pacífica, y todos los que estaban presentes se relajaron y comenzaron a respirar profundamente. El Ángel se situó al lado de la cama de la agonizante hasta que llegó su hora, es decir, hasta que llegó el momento en que la muerte hubo de sobrevenir. Entonces atravesó el corazón de la mujer y se fue. La Auxiliar lo observó atentamente todo el tiempo que estuvo presente.


 

Uno de los Auxiliares se preguntaba si aquello ocurría en todas en todas las muertes, excepto en los suicidios, y se le dijo que así era. Ocurre así incluso en los accidentes, si ha llegado la hora del fallecido, es decir, aunque la persona muera instantáneamente.

                                                             ***

Veamos ahora otro relato de una persona que vio al Ángel de la Muerte: Sobre las seis en punto de una tarde, un hombre estaba conversando con otro, contándole sus problemas, cuando súbitamente se alarmó.

- (Mira! - exclamó.

El otro hombre, que trabaja como Auxiliar Invisible, miró atentamente y vio al Ángel de la Muerte con una brillante espada blanca, dirigiéndose hacia ellos, lo que le dejó helado.

El hombre que estaba a punto de morir se hallaba tras el Auxiliar y tembló como una hoja.

- (Por Dios, no estoy preparado para morir! - dijo- (Sálvame!

El Ángel de la Muerte vio que el Auxiliar tenía miedo de que pudiese ser la hora de su muerte y le habló para tranquilizarlo.

- No todavía, amigo mío - dijo - aún te quedan muchos años que vivir. Sólo permanece fiel.

Entonces dio un rodeo al Auxiliar y atravesó el corazón del otro hombre con su espada de doble filo. El hombre se llevó la mano al corazón y se desplomó sobre el pavimento con un gemido, muerto.

A los pocos minutos, estaba de pie al lado de su cuerpo, preguntando qué le había ocurrido. El Auxiliar le dijo que estaba muerto.

- No, no estoy muerto - contestó el hombre.

- Yo sé que sí - replicó el Auxiliar - pero tú ya no armarás más jaleo hasta dentro de unos mil años.

Después de que el juez ordenó el levantamiento del cadáver, lo llevaron a la funeraria. Se me ha dicho que todo el mundo sabe cuando ha llegado la hora de abandonar su cuerpo.

                                                             ***

Los Ángeles pueden solicitar ayuda para sus protegidos pero, ya que nunca han poseído cuerpos físicos, no pueden materializar cuerpos y rescatar a sus pupilos cuando están en situaciones peligrosas. Pueden llamar a personas tales como los Auxiliares, y muchos de sus protegidos se salvan de esta manera.

Una noche, mientras dos Auxiliares iban por el aire, se encontraron con un Ángel que les solicitó ayuda para una mujer de unos treinta años que había resbalado y estaba a punto de ahogarse en las heladas aguas del Río Hudson. Los Auxiliares partieron raudos a su rescate y la llevaron hasta la orilla, tras lo cual ella les relató su historia.

Dijo que vivía en la colina cercana y que le gustaba bajar hasta el río durante la noche para meditar mientras caminaba a lo largo de la ribera.

- )Qué medita usted? - le preguntó un Auxiliar.

- Pienso sobre mi esposo y mi hijo que se ahogaron hace diez años- replicó ella.


 

El Auxiliar le dijo que había desperdiciado diez buenos años, ya que su marido no regresaría hasta dentro de mil años y que lo mejor que podía hacer sería buscarse a alguien que ocupase el lugar de su marido y tener más hijos. Le dijo que podía hacer que su hijo retornase. Le explicó las Enseñanzas y comprobó que estaba muy interesada.

- Ha abierto usted una nueva vida ante mí - dijo la mujer - y me ha aclarado cosas de las que nunca había oído hablar. Haré todo lo que me ha sugerido.

                                                             ***

Ahora le contaré algo más sobre los Ángeles mediante cuatro cuestiones y sus respuestas:

Antes de que un niño sea enviado al renacimiento )el Ángel de la madre sitúa el molde del cuerpo del niño en el cuerpo de la madre?

Cuando un ego elige a sus padres, el Ángel del bebé coloca el molde de su cuerpo en el útero de la madre en el momento en que la elección se hace.

)Qué Ángel coloca el átomo simiente en el cuerpo del futuro padre?

El mismo Ángel sitúa el átomo simiente en el cuerpo del hombre, y la concepción tiene lugar posteriormente. Cualquier Iniciado que sabe que alguien puede proporcionarle la clase de cuerpo que él necesita, puede negociar con la mujer que va a ser su madre mediante el ofrecimiento de ciertas promesas que deben ser mantenidas.

)Toma parte el Ángel del bebé en el desarrollo de éste después de su nacimiento?

El Ángel del bebé ayuda al ego a construir su cuerpo y a seleccionar el apropiado material. En algunas ocasiones, el ego no puede obtener todo lo que desea,)debido a que las influencias planetarias no son las apropiadas. Esto es una pérdida, y puede ocasionarle deformidades o ausencia de algún miembro u órgano. Cuando el ego es unido a su cuerpo, le da forma para ajustarlo a su arquetipo.

)Está el Ángel justo al lado en el momento del nacimiento, o envía pensamientos a la gente que está presente en él para ayudarles a suministrar el cuidado apropiado a la madre y al niño?

El Ángel da un toque aquí y allá y, si la madre ha vivido una vida normal y activa, no es necesaria ninguna ayuda. Por otro lado, el Ángel ayuda a todos los que puede e influencia a los que están presentes para ayudarlos; pero usualmente, la mayoría de la gente está tan nerviosa que no se les puede proporcionar ayuda. Entonces, la madre sufre mucho, y nueve de cada diez veces el bebé debe ser extraído. Un Ángel puede hacer muy poco si las personas están nerviosas. Cuando están serenas, el Ángel puede proporcionar mucha ayuda.

Un Ángel está presente cuando nace un ego, cuando se casa y cuando muere. También está presente en los momentos críticos de la vida del ego.

                                                             ***

Consideremos ahora un relato de lo que una Auxiliar Invisible vio una noche: Vio a un hermoso bebé descender de pie, en trayectoria inclinada, sobre un rayo de luz. Parecía vestido con prendas blancas. Sus brazos aparecían a ambos lados del cuerpo. La Auxiliar no pudo recordar posteriormente si el bebé tenía los ojos abiertos o cerrados. Se dirigía hacia su madre para ser unido a ella, de tal manera que pudiese contemplar su vida por última vez.


 

Era un ego muy evolucionado, y su cuerpo mental era más grande que el ancho de su cuerpo. La nueva mamá de aquel bebé era ya madura, y su padre era aún de más edad. Ambos padres tenían más de cuarenta y cinco años, pero eran altamente desarrollados espiritualmente y bien educados.

A la Auxiliar no se le permitió ver cómo el bebé era unido a su madre. La radiante luz era el aura del niño que se extendía como una llamarada a través del aire.

Sí, los Ángeles y los Arcángeles son reales, y cuando alguien ha visto una vez a uno de ellos, sabe por sí mismo que son una realidad. No importa que otras personas puedan no creer que estos maravillosos seres estén vivos y activos. Algún día, si son bondadosos y compasivos con otros, obtendrán pruebas por ellos mismos. Estos Ángeles y Arcángeles están siempre dispuestos para socorrer, dondequiera que puedan.

                                                             ***

Una noche, mientras tres Auxiliares iban en sus vehículos sutiles, una mujer Ángel vino hasta ellos.

- Por favor, venid a ayudar a un familia mía - dijo - Están en un hoyo y no puedo hacer nada por ellos. Tuve que esperar hasta que pudiese encontrar alguien que pasase por aquí.

-Sí, iremos con usted - dijo el Auxiliar - pero no vaya tan deprisa, porque está usted en su elemento natural y nosotros no.

El Ángel aminoró la marcha, pero los Auxiliares podían darse cuenta que quería que se diesen prisa. Los Auxiliares se desplazaron tan rápidos como pudieron.

Este Ángel era una mujer rubia bastante alta, con unos hermosos y profundos ojos azules, que parecían no ser de un solo matiz sino que variaban continuamente entre varias tonalidades de azul. Era delgada y esbelta y su cuerpo parecía ser perfecto.

- Quiero dar a mis amigos una buena descripción suya - le dijo el Auxiliar.

- Cuando hayamos acabado, le permitiré examinarme tanto a mí como a mi colaborador - replicó el Ángel.

Su colaborador era un hombre Ángel de mediana estatura. Tenía una cabellera y unos ojos negro azabache, y parecía poseer un enorme magnetismo. Estos Ángeles tenían manos y pies que parecían como los de los seres humanos, pero eran suaves, finos y delicados. Tenían, en conjunto, unos cuerpos muy hermosos. Sus voces sonaban como dulces sonidos en la distancia que interpretasen una hermosa canción.

Cuando los tres Auxiliares llegaron al lugar, hallaron a una familia dentro de una gran casa que se había derrumbado a unos treinta metros bajo la superficie de la tierra circundante y no podían salir.

El Auxiliar dijo a aquellas personas que agarrasen todo lo que pudiesen, documentos, escrituras, dinero y ropa. El dueño de la casa tenía un baúl lleno de monedas de oro y plata de Sudamérica. El Auxiliar sacó primero el dinero y los demás Auxiliares el resto de las pertenencias hasta que, finalmente, sacaron al hombre con su esposa y dos niños. Todo lo demás se perdió, porque la casa se estremeció y comenzó a hundirse hasta que el agua la cubrió.


 

La edificación estaba situada sobre un río subterráneo y la tierra, que se había estado desmoronando lentamente con el curso de los año, finalmente cedió sepultando la casa. Los cimientos parecían ser de unos cien años de antigüedad. Cuando la casa se hundió, el agua la sepultó hasta una profundidad de sesenta metros.

La mujer Ángel besó a las dos mujeres Auxiliares y luego los dos Ángeles partieron con un suave susurro, dejando un dulce olor donde habían estado.

El Auxiliar aconsejó al propietario de la casa que se llevase a su familia a la región noroccidental de los Estados Unidos y se estableciese allí.

                                                             ***

En cierta ocasión, mientras unos Auxiliares iban en su labor de ayudar a la gente, los llamó un Ángel de la Guarda que estaba intentando influenciar a una niña para que se mantuviese alejada de un fuego y que no se quemase con las llamas con las que estaba jugando.

La niña se encontraba a cierta distancia de su casa. El Ángel no podía hacer nada, así que llamó a los Auxiliares, que acudieron de inmediato y se materializaron. Para aquel entonces, las ropas de la niña se habían prendido fuego y sus piernas, el abdomen y los brazos estaban ardiendo. Los Auxiliares extinguieron las llamas y con la ayuda del Ángel pudieron sanar instantáneamente la piel quemada de la niña. El Ángel dirigió el trabajo de curación de una manera maravillosamente eficaz.

Los Auxiliares llevaron a la niña a su casa y dijeron a su madre lo que había ocurrido. La madre se desmayó de la impresión, y los Auxiliares tuvieron que reanimarla. La mujer no creía el relato de los Auxiliares, hasta que vio las cicatrices recientes sobre la piel de su hija. Si esta niña no hubiese recibido ayuda, habría resultado gravemente afectada para el resto de su vida, porque no hubiese podido tener hijos cuando alcanzase la madurez. El padre de la niña llegó a casa y agradeció a los Auxiliares su ayuda, pensando que eran Ángeles. Un Auxiliar les explicó su trabajo y luego desaparecieron.

Desde aquel lugar, los Auxiliares fueron a Holanda a ver a un hombre enfermo e hicieron lo que pudieron por él. Fueron enviados en respuesta a sus oraciones, ya que era un buen hombre en todos los sentidos. Este enfermo tenía úlceras en las piernas y problemas estomacales. Las heridas de sus piernas habían sido ocasionadas por una lesión que había recibido durante su estancia en el ejército. Sus problemas de estómago habían sido causados por la comida que se vio obligado a comer mientras fue soldado.

Los tres Auxiliares que estaban presentes en aquel momento, recordaban el aspecto que tenía el hombre y cómo ya estaba curado cuando despertó a la mañana siguiente. Tenía el pelo, el bigote y los ojos negros y parecía muy delgado y debilitado.

Primero le lavaron la pierna derecha hasta la pantorrilla y la carne podrida se le caía a trozos. Luego trabajaron sobre la otra pierna. Llamaron al Ángel bajo cuya responsabilidad estaba aquel pobre hombre y le pidieron que dirigiese la fuerza curativa sobre él. Así lo hizo el Ángel y los presentes observaron asombrados. Sus ojos se abrieron de par en par cuando se percataron del cambio de aspecto del hombre y vieron el color aparecer nuevamente en su rostro.

- Seguro que son Ángeles - dijo uno de los presentes.

La gente cayó de rodillas y dio gracias a Dios. El hombre había estado en coma en la cama durante dos días y la casa estaba llena de familiares y amigos que esperaban su fallecimiento de un momento a otro.


 

La Auxiliar recordaba posteriormente que alguien estaba en la cocina friendo lonchas de jamón que parecían muy tentadoras y olían muy bien. Aquella persona iba a preparar un sandwich para los que habían venido a acompañar a la familia del enfermo.

Al cabo del rato, el hombre recobró el conocimiento y pidió sus ropas para vestirse. Los Auxiliares le observaron las piernas y la carne estaba casi cicatrizada en los agujeros que había dejado la carne podrida al ser expulsada. El hombre dijo que sentía hambre. El Auxiliar dijo a su familia que le diese una dieta semilíquida durante algunos días y que luego lo alimentase de forma regular.

El hombre se vistió y estuvo caminando durante un rato, pero todavía se encontraba débil. Lo cual no era de extrañar, porque no caminaba desde hacía cuatro años. Su karma había sido saldado y ya estaba listo para ser curado de forma permanente. Los Auxiliares Invisibles hicieron la parte material, y el Ángel llevó a cabo la labor espiritual.

Espero que se haya impresionado usted con estas nuevas ideas y que medite sobre estas cuestiones sobre las que ha leído en este libro y vea si puede dar crédito a todos estos relatos. Todas las oleadas de vida dependen unas de las otras. Hay muchas cosas en nuestro Sistema Solar de las cuales no tenemos conocimiento mediante la observación personal. Muchos de nosotros no han estado nunca en Europa, pero creemos los relatos de aquellos que han estado allí.

Mucha gente está cada vez más preocupada por el destino de la presente civilización. Se pregunta por qué hay tantas guerras y rumores de guerra.

Las guerras son ocasionadas por los odios de pasadas vidas, que se reproducen como chispas de resentimiento. Estos resentimientos son avivados y convertidos en llamas por el impulso emocional de los individuos. Los pensamientos-forma creados por el miedo, las incomodidades, los prejuicios y los odios de los individuos, crecen paulatinamente y, finalmente, ocasionan que unos culpen a otros de situaciones y circunstancias que ellos mismos han ocasionado mediante sus propios pensamientos. De esta manera comienzan los problemas, que se desarrollan,, hasta convertirse en disturbios de todas clases. Estos disturbios a menudo ocasionan que los individuos de diferentes naciones vayan a la guerra unos contra otros.

Las fuerzas del mal que existen en el mundo hacen lo que pueden para infundir vida en los pensamientos-forma de las personas y las naciones y ocasionan muchos problemas. Si no hubiera fuerzas del bien para combatir estas tendencias malvadas, toda vida sobre la Tierra cesaría. El bien triunfará al final porque, a su tiempo, derrotará al mal. Todos nosotros podemos ayudar a estas fuerzas benignas si ponemos en ello el esfuerzo necesario.

Nos hemos puesto límites a nosotros mismos debido a nuestra falta de creencia en la Biblia y en Dios. La gente que cree en la Biblia Cristiana debe estar en disposición de aceptar la verdad de que hay Ángeles, Arcángeles y otros Seres Elevados, y que trabajan por el bien de la Humanidad. Si no fuese así, )por qué los escritores que nos han dado nuestra Biblia nos hablan sobre cómo Jehová Dios trabajó con los egos reencarnantes sobre la Tierra antes y después del diluvio, y de cómo intentó por todos los medios posibles ayudarlos a vivir de tal manera que pudiesen avanzar? Dios exaltó a los egos más avanzados y éstos se esforzaron por conducir a sus hermanos más atrasados a través de vidas dedicadas enteramente a su servicio. Las vidas de estos líderes inspiradores son como perlas preciosas engastadas en una cadena de oro, soldadas con las buenas obras y amorosos pensamientos hacia otros.


 

En la Biblia leemos cómo los Ángeles ayudaron a estos egos avanzados, que merecieron más estímulo que otros. El gran Ángel Gabriel se apareció a Zacarías, el padre de Juan el Bautista, y le habló de la llegada de su hijo, y también Gabriel se apareció a la Virgen María y le habló de la llegada de su hijo Jesús. Otros Ángeles han anunciado el nacimiento de otros niños avanzados de tiempo en tiempo.

Los relatos de la Biblia sobre Ángeles son verdad, aunque algunos de los seres llamados Ángeles fueron Auxiliares Invisibles, que son miembros de la oleada de vida humana. Tales Auxiliares Invisibles pueden actuar en muchos sentidos como lo hacen los Ángeles, solo que pueden materializar cuerpos que parecen ser sólidos, mientras que los Ángeles no pueden, ya que ellos nunca han ocupado cuerpos densos tales como los que nosotros utilizamos actualmente.

Lea su Biblia con el pensamiento de que las leyes del Renacimiento y de Causa y Efecto o del Karma son verdad, y vea después si las enseñanzas de la Biblia no tienen un nuevo significado para usted. Si cree usted en este gran libro, debe creer que los Ángeles, los Arcángeles y otros Grandes Seres trabajaron con el hombre desde los tiempos primitivos. Si eso fue verdad en aquellos tiempos, )por qué no pueden estos seres estar trabajando con la humanidad actualmente? La necesidad de ello es exactamente tan grande ahora como lo fue entonces, porque todos estamos rezagados en la evolución y necesitamos ser alentados e inspirados para mejorar nuestro comportamiento.

Dado que los Ángeles y otros Grandes Seres existen, tal como muchas personas saben porque los han visto, entonces )por qué no puede la humanidad ser instruida para trabajar con ellos como Auxiliares Invisibles? Parece razonable que sea así, porque se nos ha dicho que todo es posible para Dios. Recordemos que Jesús es la luz del mundo. Busquémosle diligentemente, creamos plenamente en Él y tratemos de ser como Él cada día. Si reza usted y le pide ayuda, Él le mostrará el camino hacia una forma de vida mejor y más feliz.

Jesús dijo: Yo soy la luz del mundo; el que me siga no andará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida.

 

 

Fin

 

 

 

 

HOME

INDICE

PREFACIO

 

 

HOME

THE MYSTIC LIGHT

THE ROSICRUCIAN FELLOWSHIP

 

 

 Click here to visit THE MYSTIC LIGHT , A Quarterly Rosicrucian Online Magazine

  Writers of published articles are alone responsible for statements made

 Editor & Web Master: Alexandre David